La Liga, un punto más cerca

stop

El Barça amarga la dulce resaca de Banega y pesca un valioso empate en Mestalla (1-1)

Leo Messi celebra un gol en Mestalla

03 de febrero de 2013 (21:02 CET)

Fútbol en estado puro. El único idioma que domina este Barça, que incluso en uno de sus días menos inspirados dio la cara en un partido de poder a poder con el Valencia como digno contendiente. Mestalla era uno de los campos marcados en rojo en el calendario azulgrana y en el siempre difícil feudo valencianista, el equipo dirigido una jornada más por Jordi Roura arañó un empate en un choque de ida y vuelta, en el que la balanza pudo decantarse por cualquiera de los dos bandos. Valdés, con una mano providencial a tres minutos para el final, evitó el triunfo 'che' que había encarrilado previamente Banega. Messi, tras un claro penalti de Pereira sobre Pedro, igualó la contienda y devolvió al líder al partido, que dispuso en botas de Cesc y Villa de la sentencia. 

El Barça vive instalado en la excelencia. En ausencia de Tito Vilanova, el bloque ha tenido que rendir visita a dos de los campos más exigentes ya no solo de la Liga, sino de Europa. Cierto que tanto en el Bernabéu como en Mestalla, los azulgrana no han sido capaces de prolongar la racha triunfal en que se ha convertido esta temporada. Pero a nadie debe escapar que con un técnico interino al frente, los automatismos han de asumir las riendas. Y la tan manida autogestión compartir protagonismo con las órdenes que llegan desde el banquillo. Roura no es Vilanova, por mucho que intercambie impresiones con Tito en las previas y postpartidos. De ahí que lo más práctico acabe resultando apostar por los mejores, sin dar opción al descanso a pesar del desgaste físico y emocional que dejan los derbis.

Con las únicas novedades de Valdés y Mascherano en el once saltó el Barça al césped de Mestalla dispuesto a aparcar las insidias procedentes de la capital del Reino y volver a enarbolar su discurso: el que tiene a la pelota como razón de ser. En frente, un Valencia resignado a sobrevivir –como casi siempre- en el fango de su entorno. Cuando no son los pañuelos al palco, son los jugadores. Y en esta ocasión, los flashes estaban puestos en Banega, en quien Valverde depositó su confianza de inicio acallando el runrún creado en torno a los retrasos del argentino y sus presuntas salidas nocturnas. Sin complejos, como los grandes jugadores, Éver no dudó en desempolvar un viejo disfraz olvidado en la taquilla del vestuario che: el de Romário, para firmar el gol que avanzó a los levantinos pasada la media hora.

Gol de Messi y minutos para Villa

Menos fluido que de costumbre, el Barça se encallaba en la presión valencianista. Los de Valverde, con las líneas adelantadas gracias al desgaste del canterano Bernat y Guardado por las bandas, y gracias al pulmón que formaba la dupla Banega-Tino Costa, asfixiaban a los de Roura y obligaban a Messi una vez más a buscar el balón demasiado atrás. Cuando menos lo esperaba Mestalla, una combinación eléctrica del ataque azulgrana, Pedro era derribado sin contemplaciones por Joao Pereira dentro del área. Penalti claro y nuevo gol de Messi, que encadena su 12ª jornada consecutiva marcando.

En la reanudación, el partido enloqueció aún más, a medida que el fuelle de los locales fue menguando. Ahí se hizo grande Soldado, cuya presencia inquietó a la zaga azulgrana y obligó a Roura a mover ficha y sentar antes de tiempo al amonestado Mascherano. El Barça, carente de profundidad en el flanco izquierdo del ataque –tal y como ocurrió por fases también en Madrid- buscó también un 'plan B' en ataque. Y en esta ocasión resultó ser David Villa, extramotivado quizás por la falta de minutos y el regreso a su último hogar. Dispuso 'el Guaje' de una clara ocasión, tras una contra letal conducida por un incisivo Alves. Su remate, de primeras, tras una jugada de vértigo, se fue por centimetros. A falta de un KO, el combate solo se podría decidir a los puntos. O con un último zarpazo del que dispuso Soldado. Pero Valdés, felino, salvó un punto que acerca un poco más la Liga a Can Barça.

Al suscribirte confirmas nuestra política de privacidad