La Liga restará puntos a los clubes permisivos con los violentos

stop

El presidente de la competición, Javier Tebas, anuncia las primeras medidas para erradicar la presencia de los ultras en el fútbol

El presidente de la LFP, Javier Tebas, en el IESE de Barcelona | Víctor Malo

04 de diciembre de 2014 (12:30 CET)

El presidente de la Liga de Fútbol Profesional (LFP), Javier Tebas, ha anunciado las primeras medidas que tomará para erradicar la violencia en este deporte. El mandatario ha amenazado con la resta de puntos a aquellos clubes que sean permisivos con los ultras, durante un foro organizado por El Confidencial y Banco Sabadell.

Tebas ha explicado que contempla la posibilidad de castigar con puntos, e incluso con el descenso de categoría, a los clubes que no sean contundentes con la violencia. La Liga, por otra parte, creará la figura del director de partido y, posiblemente, un código ético para los medios de comunicación. Considera el presidente que los informadores provocan reacciones agresivas con el tratamiento de ciertos temas.

Suspensión del fútbol

En la misma línea, Tebas ha confirmado que nunca más se jugará un partido "cuando haya hechos graves" antes del mismo, como los ocurridos el domingo en la previa del Atlético-Dépor y que terminaron con la muerte de un ultra de Riazor Blues. "Es muy minoritario en el fútbol, pero hay que cortarlo inmediatamente", ha añadido.

El presidente de la Liga asume su responsabilidad en el asesinato de Jimmy, el radical del Dépor, porque ha llegado "tarde". Del mismo modo, Tebas ha pedido autocrítica a la federación española, el Consejo Superior de Deportes, la Policía, las aficiones y los medios de comunicación "para no llegar tarde nunca más".

La destitución de Lendoiro

Finalmente, Tebas se ha referido a la destitución de Augusto César Lendoiro como embajador de la LFP: "Me sorprendió mucho ver a Lendoiro en el funeral [de Jimmy], por eso he tomado la decisión de destituirle", ha comentado sobre el expresidente del Dépor. Y ha añadido: "Acudir a un acto público hace creer en cierta apología de alguien que viene a Madrid a pegarse". El mandatario tampoco entiende el minuto de silencio de la plantilla deportivista por el asesinato del ultra.