La Ley Antidopaje refuerza la candidatura de Madrid 2020

stop

El proyecto de texto legislativo prevé el endurecimiento de la lucha y las sanciones

08 de marzo de 2013 (19:42 CET)

A la tercera debe ir la vencida. Madrid quiere amarrar los Juegos Olímpicos de 2020 y España va a cambiar la Ley Antidopaje para lograr su cometido, presionada por la Agencia Mundial Antidopaje. El Consejo de Ministros, a petición de José Ignacio Wert, ministro de Educación, Cultura y Deportes, remitió a las Cortes el Proyecto de Ley Orgánica de Protección de la Salud del Deportista y de Lucha contra el Dopaje en la Actividad del Deporte. "Es una fortaleza para la candidatura de Madrid 2020", explicó Wert este viernes.

Para ello se implantará un nuevo modelo de protección (prevención, cooperación, represión e investigación) de la salud en el deporte basado en cuatro puntos básicos: el primero es la creación de un sistema de reconocimientos médicos que será más intenso cuando más exigente sea la actividad física; el segundo, la obligatoriedad de que los establecimientos deportivos tengan equipamientos suficientes para luchar contra las enfermedades cardio-respiratorias; el tercero, la implantación de un sistema de tarjeta de salud de los deportistas de élite, y el último consiste en un "seguimiento de la salud cuando el deportista termina la actividad".

Sanciones más duras

La Agencia Española de Protección de la Salud en el Deporte tendrá el "monopolio" estatal de la protección de la salud de los deportistas. Será un órgano independiente que sustituirá a la actual Agencia Estatal Antidopaje. Por otra parte, el Tribunal de Arbitraje en el Deporte sustituirá al Comité Español de Disciplina Deportiva y tendrá una sección especializada en dopaje. La nueva Ley es "una combinación entre garantía y rigor", explicó Wert, quien espera que entre en vigor entre junio y julio. "Desaparece la impresión de que la legislación española es blanda y pasa a ser un referente", argumentó.

Asimismo, el proyecto facilita los procedimientos entre las autoridades penales y administrativas, quienes podrán pedir pruebas al juez. El texto incluye un endurecimiento de las multas, que pueden ascender a 400.000 euros (además del retiro de la licencia federativa), y la posibilidad de realizar controles entre las 23.00 horas y las 6.00 horas en casos excepcionales. El consumo de sustancias y la práctica del dopaje nunca constituirán un delito para el deportista.

Últimos requisitos

España, siempre en el ojo del huracán por cuestiones de dopaje, ha visto cómo Londres, primero, y Río, después, le arrebataron el segundo sueño olímpico, tras Barcelona 92. Con la mayoría de las infraestructuras olímpicas terminadas por las candidaturas de 2012 y 2016, uno de los requisitos que se le piden a España es el endurecimiento de la lucha y de las sanciones por consumo de sustancias prohibidas. Sus rivales en esta tercera aventura son Estambul y Tokio.

Al suscribirte confirmas nuestra política de privacidad