La lesión de Modric pasa factura al juego del Real Madrid, que sufre para ganar en Málaga

stop

Los goles de Benzema y Bale sirvieron para conseguir la victoria en otro partido poco fluido del cuadro blanco

Isco Alarcón fue expulsado en su regreso a Málaga | EFE

29 de noviembre de 2014 (21:55 CET)

La lesión de Modric está pasando factura al juego del Real Madrid. Los hombres de Carlo Ancelotti volvieron a ganar en Liga, esta vez al Málaga (1-2) en La Rosaleda. Sin embargo, igual que ocurrió contra el Basilea en Champions, el club blanco no tuvo la fluidez en su juego que venía mostrando antes del parón de selecciones y sufrió para conseguir su 16ª victoria consecutiva.

El Madrid ganó por pegada, y también perdonó alguna ocasión, pero no tuvo un excesivo control del juego. El gol de Benzema ('19) fue vital para encarar el choque, pero también para caer en un peligroso adormecimiento que no tuvo consecuencias negativas.

El gol sentenciador, obra de Gareth Bale, no llegó hasta el minuto 83. A partir de ese momento, el club blanco se complicó la vida y pudo, incluso, ser empatado. La expulsión de Isco ('86) en su regreso a La Rosaleda, un lanzamiento que se estampó contra el poste de Casillas y el gol de Roque Santa Cruz, en el tiempo de prolongación, pusieron incertidumbre en los instantes finales.