La Hacienda brasileña pelea con la española por los impuestos del 'caso Neymar'

stop

En Brasil entienden que los 40 millones que pagó el Barça a N&N son un sueldo encubierto y quieren su porcentaje del IRPF

Sandro Rosell, Neymar da Silva seguido por su padre y Josep María Bartomeu, ante la oscuridad de las salas de justicia

07 de octubre de 2015 (22:30 CET)

La bola del caso Neymar se hace más y más grande a cada día que pasa. Al acoso de la Agencia Tributaria Española contra el FC Barcelona por los pagos al futbolista brasileño con motivo de su fichaje se sumó recientemente el interés de la Hacienda en Brasil. Los dos órganos tributarios –de dos países que no atraviesan su esplendor económico– encarnan ahora una pelea fiscal por ingresar los impuestos que se derivan de los 40 millones de euros que pagó el club azulgrana a la sociedad N&N (Neymar & Nadine), según cuentan a GOL fuentes conocedoras del caso.

Esta situación es perjudicial para el Barça, ya que en esta pugna de derecho internacional –donde tendrá un peso elemental lo que estipula el convenio de doble imposición entre España y Brasil– las dos partes coinciden en una cosa: esos 40 millones son un sueldo encubierto. El objetivo de la Hacienda brasileña, por el que ordenó recientemente un embargo de bienes a Neymar, es recaudar parte del IRPF brasileño correspondiente al sueldo del jugador, entonces residente en Brasil.

De hecho, de los 40 millones que pagó el Barça directamente a la empresa del padre de Neymar, solo los últimos cinco millones (2014) se abonaron teniendo el jugador la consideración de residente en España. Sin embargo, el club alega que al emitirse la orden de pago un año antes, siendo el futbolista todavía no residente, debe aplicarse también el 24,75% correspondiente al Impuesto sobre la Renta de No Residentes (IRNR). Los otros 10 (2011) y 25 millones (2013) se pagaron cuando el jugador tenía la residencia fiscal en su país.

Brasil cobraría el diferencial

Esta pugna ficticia contiene ciertos matices que debe aclarar la justicia brasileña. Otras fuentes fiscales consultadas por este diario indican, en cambio, que no caben interpretaciones alternativas: "El convenio de doble imposición en estos casos es claro. Si es un salario emitido desde España, se tiene que aplicar al trabajador la retención correspondiente al Impuesto de No Residentes y debe tributar en España".

"Otra cosa distinta es que luego, en Brasil, exijan el diferencial. Es decir, la diferencia entre el 24,75% y el tipo impositivo del IRPF en Brasil", comentan. En Cataluña, por ejemplo, el IRPF ascendía al 56% en 2013. Por tanto, en este supuesto, la Hacienda brasileña aceptaría que la Agencia Tributaria española recaudase su 24,75% para exigir, posteriormente, ese diferencial.

La visión del Barça

Estas teorías contrastan con lo que siempre ha defendido el Barça: que los impuestos ya se habían pagado y debían abonarse en Brasil porque eran relativos a una indemnización por incumplimiento contractual, consecuencia de fichar a Neymar un año antes de lo pactado.

Los impuestos en España ya están pagados. Lo hizo el club tras la entrada de Hacienda en el caso Neymar, y depositó 13,5 millones de euros en concepto de impuestos.

Desde el Barça aseguran no tener constancia "de momento" de que le hayan embargado bienes a Neymar en Brasil.  

Al suscribirte confirmas nuestra política de privacidad