La Generalitat se encara con el 'fútbol'

stop

Felip Puig amenaza con hacer pagar una hora de metro a la RFEF y a los clubes de fútbol

25 de agosto de 2012 (11:54 CET)

El Govern de la Generalitat de Catalunya podría instar a que la Federación Española de Fútbol (RFEF) y los clubes implicados se encarguen de sufragar una hora más de metro para que los aficionados que salen del fútbol pasadas las 00:00 horas, vuelvan a casa con garantías de mayor seguridad. Así lo ha explicado el conseller d'Interior, Felip Puig, molesto por el hecho de que los organizadores de grandes eventos los dispongan en “horas absurdas” y “no razonables”.

Puig ha afirmado que “allí donde hay beneficio, debe estudiarse la posibilidad de cobrar gastos públicos”, en relación a los ingresos que supone realizar partidos de fútbol en tan tardías horas. El metro de Barcelona cierra su actividad a las 00:00 horas, mientras que hay partidos, como el de Supercopa que enfrentó el jueves a Barça y Madrid, que empiezan a las 22:30 horas y terminan cuando el metro ya no está en funcionamiento. Ello provoca un problema para los espectadores, que se encuentran, en plena noche, sin opciones de transporte público que los lleve a casa. De hecho, en la noche del jueves, miles de ellos se vieron en esta tesitura. 

El conseller d'Interior ha remarcado que si el mundo del fútbol decide poner esos horarios, es porque le da más ingresos. Por ello ha insistido en que lo “lógico” sería que estas entidades utilizasen sus beneficios para sufragar los servicios públicos extraordinarios, como es prolongar en una hora el servicio de metro.

 

Una hora más de metro, 30.000 euros

En este sentido se ha pronunciado Joaquim Forn, teniente de alcalde de Barcelona, que ha explicado que alargar el metro hasta las 01:00 horas comporta un gasto que el ayuntamiento de Barcelona no está, actualmente, en condiciones de mantener: “Hemos explicado que una hora más de metro cuesta 30.000 euros, y en estos momentos tenemos que garantizar otros servicios que consideramos prioritarios”. Además, el teniente de alcalde ha dicho que “la alternativa más fácil es no empezar un partido más allá de las nueve de la noche. Si la gente (por la RFEF, los clubes y las televisiones) no nos lo facilita, tenemos un problema”.

Forn también ha asegurado que se ha hecho lo posible por evitar estos horarios, sin ningún tipo de éxito. “Hemos hablado con los clubes de la ciudad, con las televisiones, y enviamos una carta al señor Villar para explicarle el coste que supone para la ciudad una hora más de metro, y que lo tuviera en cuenta de cara a fijar el horario. La respuesta ya se ha visto: partido a las diez y media”, ha concluído el teniente de alcalde. 

Generalitat y Ayuntamiento de Barcelona están de acuerdo en una cuestión que tiene como trasfondo los ingresos de las televisiones. Éstas, en su afán de conquistar audiencia, retrasan los partidos y roban espectadores a los estadios de fútbol. Los clubes más importantes aceptan la situación, porque siguen manteniendo un nivel alto de entrada, y además se garantizan los mayores porcentajes de los repartos televisivos. Un pez que se muerde la cola, y que acaba perjudicando al aficionado, que tras el espectáculo se encuentra en la calle, afrontando la aventura de volver a casa.

Síguenos en Twitter: @diarioGOLcom y en Facebook: Diario Gol

Al suscribirte confirmas nuestra política de privacidad