La Generalitat desmantelará la Blume en 2015

stop

El gobierno catalán estudia la venta de los terrenos del centro de tecnificación deportiva de Cataluña

Centro de Tecnificación Joaquim Blume, en Esplugues de Llobregat

05 de octubre de 2014 (23:48 CET)

La Generalitat de Cataluña necesita liquidez y quiere ahorrarse el coste del histórico centro de tecnificación deportiva Joaquim Blume. El desmantelamiento del campus podría producirse a final de este curso académico, en 2015. La Secretaria de Deportes informó a los trabajadores del instituto Blume, en una reunión antes de verano, de los planes de vender los terrenos de Esplugues de Llobregat (Barcelona).

El Centro de Alto Rendimiento (CAR) de Sant Cugat se ha convertido en el pozo sin fondo del deporte catalán. Las inversiones de la Generalitat acumulan un saldo deudor de 2,5 millones de euros desde 2011, que espera cobrar de Madrid el próximo año. Por eso, los esfuerzos de la administración catalana van encaminados ahora a amortizar la inversión, a la vez que persigue la obtención de recursos. Mientras, las demás infraestructuras deportivas y su futuro están en proceso de estudio, según ha reconocido el Secretario General del Deporte catalán, Iván Tibau, en una entrevista reciente con Diario Gol. El secretario ha desmentido la existencia de un comprador aún.

Un camión de mudanzas para la Blume

"La Blume es una estructura de hace 40 años y en el CAR todo es nuevo – ha apuntado Tibau en declaraciones a este diario–, si la reorganización implica un ahorro importante, haremos el traslado". Sin embargo, el concepto 'traslado' se ve con escepticismo en el seno de la Blume. "Es evidente que no van a meterlo todo en un camión de mudanzas y llevarlo al CAR", discrepa la jefa de estudios del instituto Blume, Pilar Pina.

En consecuencia, se trataría de una leve ampliación del CAR. "Un centro absorbe al otro, y solo la parte que quepa. Si desaparecen los edificios, desaparecemos nosotros", asegura la jefa de estudios. El personal del instituto, la residencia, el polideportivo, los servicios médicos y la fisioterapia no pueden ser recolocados en su totalidad. El centro de Sant Cugat cuenta con su propia infraestructura y empleados. Además, el número de becas tampoco se podrá sostener.

Rendir cuentas ante el Parlamento

"La Generalitat no ha cubierto las expectativas de conseguir 2.300 millones de euros previstos en los presupuestos de 2014 que aprobó ERC", ha denunciado el diputado de ICV-UEiA, Jaume Bosch ante los medios de comunicación. La venta de los terrenos, según el diputado, busca paliar el desajuste y "supone una operación más que discutible que el Parlamento ha de rechazar", ha reclamado el diputado ecosocialista.

Bosch ha exigido una comparecencia del consejero de la Presidencia, Francesc Homs para rendir cuentas sobre el estudio de viabilidad que la Generalitat ha encargado sobre el Centro de Tecnificación Blume, y ha pedido que se haga público el coste de la operación de traslado al CAR. Además, ha puesto de manifiesto el rechazo frontal del Consell Escolar y el Claustro de profesores al traslado o desaparición del centro, así como la demanda de que se busquen otras fuentes de financiación.

El fin de un proyecto

"No habrá continuidad de proyecto", lamenta Pina, que estuvo presente en la fundación del instituto en el 1991. "La Blume se creó porque los deportistas abandonaban los estudios o el deporte –recuerda Pina, profesional con más de dos décadas de experiencia en el centro–. Si desaparece la Blume, volveremos al problema".

Tecnificación –Blume– y alto rendimiento –CAR– son programas distintos y complementarios. El primero forma al deportista en una edad temprana y el segundo exprime al atleta en la plenitud de su carrera. En el CAR, hay tres veces más deportistas que en la Blume, y son profesionales. "No se puede hacer un control individualizado a más de 300 personas", destaca Pina. Por eso, estudiantes, padres y personal del campus intentan frenar el inminente desmantelamiento.

Al suscribirte confirmas nuestra política de privacidad