La Fundació VCF agota su plazo para saldar su deuda con Bankia

stop

La institución busca líquido para hacer frente al inminente pago de 5,6 millones a la entidad financiera

Jóvenes jugadores en el cámpus del Valencia CF

11 de enero de 2013 (18:00 CET)

El 'culebrón' coprotagonizado por el Valencia y Bankia vivió este viernes un nuevo capítulo. La Fundación del club de Mestalla ha admitido que la situación para abonar a la entidad bancaria los 5,6 millones correspondientes a los intereses del préstamo que obtuvo en 2009 para acudir a la ampliación de capital "es muy complicada". El pago de estos intereses venció el pasado mes de agosto, pero después de una primera prórroga hasta final de noviembre, las partes implicadas se habían dado de plazo hasta final de enero para encontrar una solución.

Desde la institución insisten que, a pesar de haber contado en su día con el aval del Instituto Valenciano de Finanzas (IVF), las dificultades para hacer frente al pago son un hecho y que, ante esta situación, ambas partes mantienen "contactos bastante asiduos". De hecho, y al término de la reunión de la Comisión Económica de la fundación, su presidente Társilo Piles ha asegurado que continúan estudiando posibles soluciones y que en los próximos días van a "contrastar una información para ver si una solución puesta encima de la mesa es viable o no".

Según su máximo mandatario, la totalidad de propuestas planteadas hasta el momento son "inviables" por distintos motivos, entre ellas la del exjugador y exdirector deportivo Fernando Gómez, al que propuso que compre acciones a la Fundación para después amortizar la autocartera. En el supuesto caso de que su venta no fuese posible y de que la institución no pudiese abonar su deuda, Bankia debería decidir "si se queda con las acciones" u opta por ejecutar el aval del Instituto Valenciano de Finanzas, admiten las mismas fuentes, quienes apuntan que está previsto la Comisión Económica vuelva a reunirse la semana próxima.

La Generalitat, al margen

Mientras, desde el Govern prefieren echar balones fuera, a pesar de los rumores que hacían presagiar un supuesto apoyo público a través de la Fundación a las aspiraciones de Fernando Gómez. La Generalitat, según su vicepresidente y portavoz, José Císcar, "no tiene ninguna intención de intervenir en la vida interna y funcionamiento del Valencia, ni de ninguna otra entidad deportiva".

"Lo único que tiene", la Generalitat con el club, según aclaró Ciscar, "es un aval a través del Instituto Valenciano de Finanzas" a su Fundación y del que hasta el momento "nadie ha requerido ni notificado" su ejecución, por lo que el Govern se mantiene "al margen de la vida interna" del Valencia CF. Estas declaraciones, confirman por tanto la postura oficial de la Generalitat, quien según palabras del propio Císcar como de su conseller de Economía, Industria, Turismo y Empleo, Máximo Buch, habrían descartado la posibilidad de capitalizar esos 5,6 millones, lo que conllevaría incrementar el aval del IVF.

Al suscribirte confirmas nuestra política de privacidad