La Fórmula 1 invade el Paseo de Gràcia por el Gran Premio de España

stop

Barcelona prepara un dispositivo por tierra, mar y aire para absorber a los aficionados del motor

El Paseo de Gràcia luce engalanado con las tradicionales banderas a cuadros.

08 de mayo de 2015 (00:00 CET)

El olor a gasolina invade Barcelona durante la celebración del Gran Premio de España de Fórmula 1. La ciudad ha preparado un dispositivo especial de acceso por tierra, mar y aire, y las calles ya lucen engalanadas con la bandera a cuadros. Para conmemorar la 25ª edición de la carrera, el circuito ha lanazado la campaña 'la semana del Gran Premio', que ha inundado la capital catalana antes del fin de semana.

El Gran Premio ha firmado un convenio con la asociación Amigos del Paseo de Gràcia para promocionar el evento en los establecimientos más destacados de la ronda. Además, ha organizado varias actividades en los aledaños de la calle, convirtiendo el barrio de El Eixample en la capital mundial de la Fórmula 1.  Una exposición fotográfica de todas las ediciones en el Palau Robert, una muestra de los monoplazas actuales en los jardines de Gracia y una ruta gastronómica por el paseo son algunas de las iniciativas impulsadas.

Para sufragar los costes, la organización ha contado con el soporte de marcas como Rolex. La conocida marca de relojes ha patrocinado la exhibición de vehículos y alivia los gastos del circuito, que abona casi 25 millones a Bernie Ecclestona para la disputa de la carrera y ha realizado la campaña de marketing evitando grandes dispendios.

El dispositivo de llegada, listo

Ante la llegada masiva de aficionados (se calcula que el 70% de los asistentes son extranjeros) Barcelona ya ha puesto en marcha sus dispositivos para absorber su presencia. El aeropuerto del Prat y Girona acogen durante el GP más de 150 vuelos privados, sobre todo desde el Reino Unido. Una cifra parecida a la registrada durante el Mobile World Congress.  El domingo se establecerá un puente aéreo de helicópteros para el traslado de pilotos y personalidades hasta el circuito.

Por tierra, Renfe ha reforzado con 10.400 plazas los AVE a Barcelona. Un billete más barato de ida y vuelta desde Madrid ronda los 80 euros, y no hay un incremento por la esperada carrera. Además, hay habilitados 46.000 asientos adicionales en el servicio de Cercanías para unir la ciudad condal con Montmeló.

El Gran Premio también se nota en el mar. El lujoso puerto deportivo de Marina Port Vell registra una ocupación del 80% con yates procedentes de Mónaco, Estados Unidos, Francia, Italia o el Reino Unido. Además, los exclusivos clientes dispondrán un sistema de desplazamiento directo hasta el circuito.

Objetivo: 90.000 

Lejos quedan ya los más de 130.000 espectadores que se agolparon en el circuito de Montmeló en 2006, 2007 y 2008. Esta temporada el objetivo es repetir los 91.480, y con el ritmo de ventas actual, la organización confía en alcanzar los 90.000. "El mal estado de Alonso nos condiciona, y desde que hace cuatro años dejó de ganar hemos notado un retroceso en las ventas", lamentan. "Sin embargo, Fernando ha apuntado que tendrá mejoras en el coche, por lo que esperamos que muchos aficionados se apunten a última hora", enfatizan como contrapunto.

Al suscribirte confirmas nuestra política de privacidad