La floja asistencia al Palau Blaugrana tiene en vilo a la directiva del Barça

stop

El pabellón registra el segundo peor porcentaje de espectadores de la Liga Endesa con un 50% de su capacidad

Imagen del Palau Blaugrana / Archivo

11 de octubre de 2012 (21:50 CET)

El FC Barcelona tiene un problema. El futuro de la sección de baloncesto pasa por construir un nuevo Palau Blaugrana en los próximos años con capacidad mínima para 10.000 espectadores. El obsoleto pabellón actual tiene capacidad para 7.585 aficionados, pero no se llena. Una disyuntiva que tiene a la directiva del Barça en vilo, soportando las presiones de la Euroliga para llevar a cabo una nueva obra en condiciones.

Actualmente, las cifras de espectadores del Palau van a la baja. La temporada 2011/12 registró la peor asistencia de los últimos cinco años, con una media de 3.781 espectadores por partido (un total de 124.778). Solo dos temporadas antes los números eran notablemente superiores, con 4.316 aficionados por encuentro (138.125 en total). Datos que contrastan con la imposición de la Euroliga que, por normativa, obliga a que los pabellones de la máxima competición europea tengan un aforo mínimo de 10.000 personas.

La situación del club

El Barça es el segundo conjunto con un porcentaje de espectadores más bajo de la ACB (50%), solo por detrás del Joventut de Badalona, que tiene un pabellón con casi el doble de capacidad. La media de asistencia general de la Liga Endesa durante la pasada temporada fue de 6.461 aficionados. Ello quiere decir que hay clubes, como Estudiantes o Baskonia, que tienen unas cotas muy elevadas, entre los 9.000 y los 10.000 hinchas por partido. Una problemática que el Barça arrastra desde hace tiempo y que se ve incrementada si se tiene en cuenta que hay abonados que llevan tres años sin pisar el Palau.

En el partido definitivo de las finales de la Liga Endesa de la campaña pasada contra el Real Madrid, 325 abonados no hicieron acto de presencia, y el Barça se jugaba la temporada. Una cifra que no destaca en exceso teniendo en cuenta que el club cuenta con aproximadamente 5.000 abonados. Pero si el día más significativo fallan 325, el descenso de abonados se multiplica por diez veces durante la temporada regular. Al tener el asiento pagado, las plazas de esos socios quedan libres. Este año solo se han puesto 275 nuevos abonos a la venta, y se agotaron en 15 minutos. Hay mucho aficionado culé a la espera de un asiento para darle un buen uso.

Nueve pabellones ACB superan con notoriedad el aforo del Palau

Además de poca asistencia, el Palau Blaugrana registra una capacidad muy por debajo de equipos de entidad teóricamente menor. A parte del Real Madrid, conjuntos como Joventut, Estudiantes, Baskonia, Guipúzkoa Basket, CAI Zaragoza, Valencia Basket, Unicaja y Gescrap Bizkaia ostentan pabellones con cabida para bastantes más espectadores que el Palau.

El rompecabezas es claro. De un lado, parece absurdo tener que construir un pabellón nuevo teniendo uno que se llena de forma tan excepcional. Más aún, existiendo la posibilidad de utilizar el Palau Sant Jordi (opción que el Barça no visualiza a pesar de tener capacidad para 16.500 personas). Del otro, queda claro que la competencia y la propia Euroliga hacen del nuevo Palau una necesidad. Pero los plazos van para largo y Sandro Rosell, que prometió construirlo durante su mandato, podría terminar su ciclo como presidente azulgrana si haber resuelto el tema.

Al suscribirte confirmas nuestra política de privacidad