La filial española de los Pozzo cuestiona el ‘modelo Barça'

stop

El Granada está en manos de los propietarios del Udinese y del Watford inglés

16 de febrero de 2013 (15:33 CET)

El FC Barcelona visitó al Granada, un club antagónico con un modelo de gestión italiano. La sociedad andaluza vive su segunda juventud después de que la familia Pozzo, propietaria del Udinese desde 1986, se hiciera con un gran paquete de acciones del club nazarí en 2009, cuando militaba en Segunda B. Junto al empresario Enrique Pina, los Pozzo han situado al Granada en el mapa, a pesar de que la entidad cuenta con uno de los presupuestos más bajos de la Liga (unos 22 millones) y salió del concurso de acreedores en 2011. 

El Granada fue el único equipo de Primera que no utilizó a ningún canterano en la primera parte de la competición, a pesar de su situación financiera. Tampoco lo hizo en el mismo tramo de la temporada pasada. Sin embargo, cuenta en sus filas con cinco futbolistas del Udinese: Allan Nyom, Guilherme Siqueira, Dani Benítez, Gabriel Torje y Odion Ighalo. Asimismo, ha cedido a Allan Marques al cuadro italiano. La estrategia de los dirigentes es clara: los futbolistas que no tienen cabida en la Serie A prueban suerte de la mano de Pina en el Granada, se forman y se revenden a un precio muy superior al inicial.

Empresarios

El Barcelona, por su parte, es el club de fútbol con el segundo mayor presupuesto del mundo (470 millones). Pero la filosofía de la entidad azulgrana es totalmente opuesta. La base del equipo es la cantera y, por segunda campaña consecutiva, al término de la primera vuelta hasta 15 chicos formados en La Masia tuvieron minutos. El mercado de invierno le sirvió al Barcelona para aligerar plantilla, con la cesión de Isaac Cuenca al Ajax. Por el contrario, el Granada fue uno de los cinco equipos de la Liga que incorporó a jugadores pagando traspaso.

Giampaolo Pozzo, empresario italiano y dueño del Udinese, posee en España, por lo menos, las sociedades Talleres Casals Herramientas SL (Girona) y Juvenal Alianza SL (Barcelona). Su hijo, Gino Pozzo, es el encargado de la dirección deportiva del Udinese y propietario del Granada junto a su socio Pina. Gino también tiene cargos en la sociedad Casals y, además, preside Air Control Investments SL y es consejero de Freud Worlwide Corporation of Industrial Participations.

La última adquisición

Gino, licenciado en mercadotecnia, se casó con una chica catalana y reside en Barcelona, aunque pretende marcharse a Watford después de comprar el equipo de la ciudad inglesa por 17,3 millones de euros. Curiosamente, el Granada ha cedido Ikechi Anya y a Daniel Pudil al club inglés, mientras que el Udinese ha destinado hasta a 10 futbolistas al equipo británico esta temporada. El entramado de los Pozzo tiene a más de 100 jugadores distribuidos por todo el mundo.

En 1998, los Pozzo fueron investigados por estafar, presuntamente, 5.000 millones de pesetas a Hacienda en Italia a través del Udinese y tres de sus empresas ubicadas en Barcelona, especializadas en los derechos de imagen. El fraude consistía en la duplicidad de los contratos. Los propietarios del club sacaban el dinero del Udinese y, presuntamente, lo ingresaban en las empresas de Barcelona para, posteriormente, recuperarlo a través de algunas sociedades instrumentales y así evitar su declaración.

Sospechas sobre Quique Pina

Giampaolo Pozzo, además, estuvo implicado en una trama de amaño de partidos en la Serie A, por lo que dejó la presidencia del club de Udine, pero se mantiene como propietario. Mientras, a Enrique Pina, presidente del Granada, también se le relacionó con el Tenerife, el Cádiz y, recientemente, el Real Oviedo.

A Pina también se le ha relacionado con un presunto amaño de la eliminatoria de ascenso a Primera en la que el Granada se impuso al Elche. Pina, murciano, tiene algunas empresas en su tierra natal, como Quique Sports SL, para la contratación de deportistas. Pina, exfutbolista, adquirió el Ciudad de Murcia, que vendió a Carlos Marsá para convertirlo en el ahora desaparecido Granada74.

Al suscribirte confirmas nuestra política de privacidad