La FIFA ve peligrar 60 millones de euros anuales en patrocinios

stop

Los escándalos de corrupción provocan que los grandes patrocinadores no renueven sus contratos

Joseph Blatter

17 de noviembre de 2014 (12:39 CET)

La sombra de la corrupción planea sobre la FIFA. La sospecha de que la elección de Rusia y Catar como sedes de los Mundiales de 2018 y 2022 no fue lícita ya afecta a la economía del máximo organismo del fútbol mundial. Por lo pronto, Fly Emirates, ha anunciado que no renovará su acuerdo como patrocinador de la FIFA, ya que no quiere verse implicado en estos escándalos. Así, a partir de 2015, la aerolínea se desvinculará de la FIFA. Hasta la fecha, destinaba 19,2 millones de euros al año a su asociación con la FIFA.

Sony está en una situación parecida. Hasta el presente año, ha invertido unos 40 millones de al año en su acuerdo con el organismo presidido por Blatter. Este año le tocaba renovar contrato, y todavía no lo ha hecho. Toda apunta a que seguirá los pasos de la aerolínea de Dubai.

La FIFA ya podría tener sustitutos para estos dos patrocinadores. Según el medio alemán Der Spiegel, Qatar Airways y Samsung están cerca de convertirse en los nuevos sponsors de la FIFA. Tampoco se descarta Turkish Airlines, socio de Chelsea y Manchester United.

A Emirates y Sony, hay que sumar las dudas de un tercero: Visa, con 17,6 millones anuales de aportación. La empresa de pagos también finaliza contrato este año, y no hay indicios de renovación. Las tres empresas citadas forman parte del grupo de grandes sponsors de la FIFA, junto a Coca-Cola, Hyunday-Kia y Adidas. Con tres de estos acuerdos en la cuerda floja, la FIFA se ve obligada a negociar, o a buscar nuevos sponsors. Las pérdidas económicas ascenderían a 60 millones de euros al año.

Al suscribirte confirmas nuestra política de privacidad