La FIFA se aburre del intercambio de correspondencia con el Barça

stop

El club azulgrana ya tiene listo el 'recurso' al TAS en busca de la cautelar que permita a Arda jugar tan solo cuatro partidos de Liga

Joseph Blatter, presidente de la FIFA, aburrido de la insistencia del FC Barcelona | Diario Gol

06 de octubre de 2015 (22:21 CET)

Lunes 5 de octubre de 2015. En las oficinas del FC Barcelona suena el fax de buena mañana. Noticias frescas desde Zúrich. Con retraso, como siempre, la FIFA responde al último requerimiento enviado por el Barça. No dice nada nuevo. Lo poco que se desprende del mensaje es un soberano aburrimiento por parte del órgano que preside Joseph Blatter, más preocupado de salvar el cuello por la trama de corrupción que se cierne sobre su organización.

La FIFA no está por la labor de intercambiar correspondencia con el club catalán. Su funcionamiento acostumbra a ser más simple: acción, sanción y punto final. El Comité de Disciplina se rige por ese mismo patrón. Es por ello que ni siquiera el presidente del órgano disciplinario, Claudio Sulser, se molesta en firmar las cartas. Este tipo de funciones secundarias corresponden más bien a su secretario, de apellido Rodríguez.

En el Barça no sienta bien en el mensaje. Especialmente la coletilla final: "Si siguen insistiendo sobre esta cuestión, nos reservamos el derecho a no responder".

Coraje quijotesco

Ese es el desenlace de una carta en la que el club azulgrana esperaba leer las respuestas a estas dos preguntas, en términos aproximados: "¿El Barça sigue sancionado sin poder inscribir a jugadores teniendo en cuenta que la segunda ventana del mercado de fichajes se cerró el 31 de agosto?" y "¿La RFEF está avisada de que existe una posible colisión con la normativa FIFA?".

La FIFA ignoró la primera pregunta y se limitó a contestar a la segunda remitiendo a lo que dijo en su carta anterior: "El reglamento de la RFEF podría entrar en conflicto con la normativa FIFA". Un condicional, sin confirmar un "sí" o un "no", como solicitaba el club azulgrana. Carta enviada también con copia a la Federación Española que, al contrario que el Barça –seguramente porque está más acostumbrada a tener comunicación con FIFA–, sí que interpreta el mensaje como un "no".

Ante esta tesitura, y armados de coraje quijotesco, los servicios jurídicos del Barça se lanzan contra los molinos. El club sabe que, como mucho, podrá obtener una medida cautelar del TAS a finales de noviembre para inscribir a Arda Turan un mes antes de que lo pueda hacer de forma legal (4 de enero), pero su orgullo, dignidad y necesidad de tener la razón es más fuerte.

Recursos a una advertencia sin sanción

El plan del club pasa por presentar un escrito –no se le puede llamar recurso todavía por cuanto no existe una nueva sanción que recurrir y no está claro si la sanción anterior sigue vigente– al Comité de Apelación de la FIFA pidiendo su pronunciamiento sobre la posibilidad de inscribir a Arda en sustitución de Rafinha, lesionado por más de cinco meses.

El Barça envía este escrito dando por hecho que la respuesta será igual de ambigua que las anteriores y se deja guardado un as en la manga. Otro escrito dirigido al Tribunal de Arbitraje Deportivo (TAS) para que confiera al club una respuesta concluyente. El texto ya está redactado y pendiente de poder ser enviado cuanto antes al TAS con el objetivo de que aclare tres aspectos de la sanción de la FIFA y otorgue la cautelar para inscribir a Arda.

Los tres puntos del escrito al TAS

Los tres puntos que recoge el texto que enviará el Barça al TAS son los siguientes: 1) ¿La sanción de la FIFA terminó el 31 de agosto, como piensa el club, o termina el 4 de enero? –en el caso de ser la primera opción, el club inscribiría directamente, sin esperar medida cautelar–. 2) ¿El Barça puede inscribir a Arda Turan en la Liga y la Copa del Rey en cumplimiento de la normativa de la RFEF o prevalecen los reglamentos internacionales de la FIFA –esta respuesta podría crear un precedente jurídico que impediría fichar a los demás clubes españoles cuando haya lesiones de larga duración–. 3) ¿Los niños sancionados por la FIFA sin jugar, tampoco pueden residir en La Masía?.

A sabiendas de que el TAS puede demorarse unos siete u ocho meses en resolver este conflicto y la sanción ya no tendrá vigor se mire por donde se mire el 4 de enero, el Barça solicita la medida cautelar para poder inscribir al jugador antes de tiempo en cumplimiento de un principio jurídico denominado periculum in mora.

¿Vale la pena asumir el riesgo?

Sin embargo, y aunque la cautelar fuese concedida, todo este esfuerzo –dejando a parte el tema de la sanción de los menores, que es el realmente preocupante– y consiguiente riesgo de volver a enfadar a la FIFA serviría únicamente para que Arda pudiese jugar un máximo de cuatro partidos de Liga –Real Sociedad, Valencia, Deportivo y Betis– y dos de Copa aún por definir.  

Al suscribirte confirmas nuestra política de privacidad