La FIFA mantiene a Rusia y Catar como sedes de los Mundiales de 2018 y 2022

stop

El máximo organismo del fútbol da por concluidas las investigaciones de las adjudicaciones

Michael García, entre Rusia 2018 y Catar 2022

13 de noviembre de 2014 (10:35 CET)

La FIFA confirma que Rusia y Catar organizarán los Mundiales de fútbol de 2018 y 2022, respectivamente, después de investigar supuestas irregularidades en las adjudicaciones. El Comité de Ética del máximo organismo del fútbol critica a Rusia, Catar, Inglaterra, España-Portugal y Australia en el Informe García, el documento que contiene todas las informaciones del caso, pero rechaza el cambio de sedes. Sí variará el proceso de selección de los próximos países mundialistas.

El juez Joachim Eckert presentará un resumen de 40 folios (sobre 430) del Informe García en Zúrich. Las conclusiones principales del caso son: Rusia y Catar mantienen la organización de los Mundiales de 2018 y 2022, respectivamente; las sedes, a partir de ahora, serán elegidas una a una cada cuatro años (Rusia y Catar se eligieron a la vez), y las votarán los 209 presidentes de las Federaciones que integran la FIFA en lugar de los 25 miembros del actual Comité Ejecutivo del organismo que preside Joseph Blatter.

Intercambio de votos

El Informe García, no obstante, destapa algunas de las prácticas que propiciaron las designaciones de Rusia y Catar como sedes mundialistas. La Candidatura Ibérica (España-Portugal 2018), por ejemplo, intercambió el voto con el país árabe. Inglaterra, por su parte, hizo lujosos regalos a las esposas el Comité Ejecutivo de la FIFA por patrocinar una reunión en la Confederación Caribeña, y otros encuentros en Suráfrica y Londres, con el objetivo de convencer a los electores.

También la candidatura de Australia está bajo sospecha por, posiblemente, ofrecer dinero a cambio de votos para el desarrollo del fútbol entre los miembros del Comité de la FIFA de los países con menos recursos. El Informe García denuncia, además, los impedimentos que ha puesto Rusia para investigar, y critica los sobornos que hizo el catarí Bin Hamman para comprar votos contra Blatter.

Al suscribirte confirmas nuestra política de privacidad