La FIFA anuncia que sancionará los abandonos por actitudes racistas

stop

Blatter se muestra contario a la actitud de Boateng para evitar que un equipo se retire del campo cuando va perdiendo

Boateng, en un partido del Milan / Archivo

07 de enero de 2013 (18:08 CET)

El presidente de la FIFA, Joseph Blatter, se ha posicionado en contra de que un equipo pueda abandonar un partido de fútbol ante sucesos de índole racista, después de que el Milan se retirara de un amistoso contra el Pro Patria, modesto equipo de Italia, cuando Kevin Boateng fue increpado por la grada.

Blatter, según recoge la web iusport.es, entiende que estas acciones se prestan a la picaresca. "¿Abandonar? No. No creo que esa sea la solución. No creo que uno pueda salir, porque con el tiempo uno puede retirarse de un partido si se está perdiendo", destacó el máximo mandatario del fútbol internacional.

Tolerancia cero

No obstante, Blatter ratificó su lucha contra el racismo. El máximo dirigente recalcó que se debe respetar a todos los futbolistas durante un partido. "Es un tema muy delicado, pero repito que hay tolerancia cero con las actitudes racistas en los estadios. Tenemos que ir en contra de esas actitudes", recalcó.

El pasado 3 de enero, Kevin Boateng, harto de los cánticos racistas de la afición rival, cogió el balón y lanzó un pelotazo en dirección al sector de la grada que le estaba increpando. Después, abandonó el campo y sus compañeros le acompañaron en señal de protesta.

Réplica a Berlusconi

Las manifestaciones de Blatter son una réplica directa al presidente, Silvio Berlusconi, quien, tras aquel abandono, comentó que su equipo volverá a retirarse de un campo si se repite lo ocurrido ante el Pro Patria. "Puedo asegurarles que en cada partido, incluyendo los internacionales, si experimentamos episodios de esta naturaleza abandonaremos, como norma, el terreno de juego", comentó Berlusconi.

En España, el caso más sonado lo protagonizó Eto'o, quien siendo jugador del Barça amenazó con retirarse en La Romareda tras ser insultado por la afición del Zaragoza, en febrero de 2006. El delantero camerunés enfiló el camino de los vestuarios y fue disuadido de sus pretensiones por el árbitro, Esquinas Torres, y sus compañeros.

Lissavetzky y Eto'o

El entonces Secretario de Estado para el Deportes, Jaime Lissavetzky, respaldó la iniciativa de Eto'o y proclamó que "un partido se puede suspender por racismo". "Hay que terminar con estos actos vergonzosos. Tenemos que ser lo más duros y claros posibles y entiendo perfectamente a Eto'o", recalcó Lissavetzky.

Casi siete años después, en los campos de fútbol todavía pueden escucharse cánticos racistas. La FIFA sigue condenando cualquier brote, pero Blatter, a diferencia de Lissavetzky, amenaza con tomar medidas contra los clubes que abandonen un partido.

Al suscribirte confirmas nuestra política de privacidad