La federación española prestó dinero al Atlético para pagar las deudas

stop

El favor permitía al club superar el Fair Play Financiero de la UEFA y participar en competiciones europeas

El presidente del Atlético, Enrique Cerezo, y su homólogo en la RFEF, Ángel Villar | Archivo

30 de diciembre de 2015 (17:14 CET)

La Real Federación Española de Fútbol (RFEF) prestó dinero al Atlético de Madrid para que el club estuviera al día con las deudas, y pudiera jugar las competiciones UEFA sin riesgo de multa, ni exclusión. Los favores se produjeron entre 2011 y 2013, según consta en las cuentas del ente federativo en el Registro Mercantil.

La RFEF aceptó pagarés del Atlético valorados en 820.000 euros, 3,5 millones y 7,5 millones en los tres años citados, respectivamente. El ente que preside Ángel Villar recuperaba los préstamos antes de su vencimiento, con los ingresos que el equipo del Manzanares percibía a posteriori por su participación en la Europa League (2011 y 2012) y la Champions League (2013). En 2009 consta otro anticipo a un club sin revelar. El último auditor de la RFEF, Gescontrol, ha determinado que es una práctica inadecuada.

Coinciden las fechas

Las fechas de estos préstamos coinciden con la creación y consolidación del Fair Play Financiero (FFP) por parte de la UEFA. Este sistema, aprobado en 2010 e implantado en 2011, pretende la mejora de la salud económica del fútbol. El FFP limita el gasto a los ingresos de los clubes y busca la reducción de la deuda del deporte rey. En caso de incumplimiento, la UEFA amenaza con la exclusión de sus competiciones, con multas y con retención de pagos, entre otras.

El 11 de septiembre de 2012, sin ir más lejos, el máximo organismo europeo del fútbol retuvo los pagos a 23 clubes, entre ellos el Atlético de Madrid, por deudas. El 30 de noviembre, con todo en orden, desbloqueó las cuentas y abonó el dinero en las arcas de la RFEF, que gestiona el reparto de los premios de los participantes españoles en las competiciones continentales de clubes. La federación recuperó en ese instante el préstamo.

La UEFA fue menos benevolente con el Málaga, que quedó excluido de su próxima participación en Europa League o Champions.