La Federación Catalana de Balonmano implora a la Generalitat una ayuda pública para sobrevivir

stop

La FCH solicita una subvención de 250.000 euros para su continuidad; el Ejecutivo, que ha luchado por este deporte, debe ahora comprobar que el ente cumple los requisitos para el auxilio

Tomàs Moral, presidente de la Federació Catalana d'Handbol

11 de marzo de 2015 (00:00 CET)

La situación de la Federación Catalana de Balonmano (FCH) entra en una nueva etapa crucial. El presidente del ente, Tomàs Moral, reclama a la Generalitat una subvención "indispensable" para su continuidad inmediata. El importe solicitado asciende a 250.000 euros -el correspondiente a los ejercicios 2013 y 2014- y la fecha que pone como límite es el 20 de marzo. El Ejecutivo ha luchado durante meses por la supervivencia de este deporte, muy mal gestionado por el ente responsable, pero debe asegurarse de que la FCH cumple los requisitos para recibir el auxilio.

La FCH quiere cerrar esta etapa en marzo. Para bien o para mal. Para garantizar la continuidad o para iniciar con el tiempo necesario los trámites de disolución y regulación de ocupación. Por eso reclama una respuesta al Govern antes de que finalice el mes. Se conforma con la firma, aunque el cobro llegue más adelante. La intención de la federación es favorecer a los trabajadores y no perjudicarlos más tiempo. Moral se muestra "optimista" y asegura que tiene el compromiso "verbal" de la Generalitat. Fuentes del Govern sostienen que "todo va por buen camino" y que su intención siempre ha sido la de ayudar al balonmano autonómico. Pero sólo concederán el pago si se cumplen todos los requisitos y condiciones.

La explotación del PEM Guiera

El balonmano catalán salió del concurso de acreedores en los últimos días del octubre pasado, factor que le permite recuperar las ayudas públicas dos años y medio después. Ha presentado para ello -el viernes- un nuevo expediente de justificación de la subvención que debe estudiar ahora el Consell General de l'Esport. "La Generalitat ha colaborado y ha hecho mil y una cosas para salvar la situación; no es que no se quiera dar la subvención, es que tiene que estar justificada", mantienen las mismas fuentes del Govern. De hecho, el Ejecutivo reservó las ayudas que debía recibir la FCH en 2013 y 2014 para dárselas el día que saliera del concurso y cumplieran los requisitos.

La FCH, según la última circular a los clubes a la que ha tenido acceso este medio, no tiene deudas, ni saldo en el banco (17,52 euros), a pesar de que tiene pendientes 14.000 euros de nuevos pagos. Más grave es la previsión de ingresos: cero euros hasta julio. En los últimos meses ha recortado gastos y ha conseguido el adelanto de algunos patrocinadores, "pero ya no hay más", lamenta Moral. En cuanto a la fecha del cobro, la Generalitat se compromete a apresurarse en cuanto haya aprobado toda la documentación y cuando la tesorería disponga de liquidez. La resolución está condicionada al cumplimiento de unos objetivos. El Gobierno autonómico ha dedicado muchos esfuerzos para preservar el balonmano ante la mala gestión de la federación pertinente.

La solución sobre la explotación de las instalaciones PEM Guiera, el otro tema pendiente de la FCH, deberá esperar, sin embargo, hasta la celebración de las elecciones municipales y la llegada del nuevo Gobierno local.