La Federació Catalana quiere a Guardiola como seleccionador

stop

El presidente de la FCF, Andreu Subies, le ofrecerá el cargo el 2 de enero, el día del adiós de Johan Cruyff

El presidente de la FCF, Andreu Subies, el presidente catalán, Artur Mas y Johan Cruyff

08 de noviembre de 2012 (17:18 CET)

Johan Cruyff ha roto con la Federació Catalana de Futbol (FCF) y deja de ser seleccionador del combinado catalán. Pep Guardiola se encuentra en Nueva York, sin equipo. Empieza la campaña electoral en Catalunya con la independencia como trasfondo. Andreu Subies, presidente de la FCF le propondrá a Guardiola, en este contexto tan politizado, el puesto que dejará vacante el holandés.

Los lazos entre Pep y Cruyff son muy fuertes. Juegan juntos al golf. El holandés, tres veces ganador del Balón de Oro, fue su entrenador en el Barça y le hizo debutar en el primer equipo en 1990. En 2008, Cruyff terminó de convencer a Joan Laporta para que apostara por Guardiola al frente del primer equipo. El técnico del Dream Team siempre ha sido un referente para el de Santpedor. La unión es tal que el mítico '14' le ha pedido al antecesor de Vilanova que le acompañe en su último partido al frente de Catalunya, el 2 de enero de 2013. Así lo asegura el portal '324.cat'. De hecho, el que fuera su ayudante Òscar Garcia se ha marchado a entrenar al Maccabi de Tel Aviv israelí.

Cargo compatible

Mientras, Pep Guardiola escucha ofertas de los grandes equipos de la Premier League y de Italia. Posiblemente a los de la Premier League. Guardiola "puede elegir lo que quiera y cómo lo quiera", como aseguró el propio Cruyff durante la presentación del Cruyff Court en la escuela La Sagrera, en Barcelona. Es decir, su decisión final no será por dinero. Eso sí, Pep podría compatibilizar su cargo al frente de un club y al frente de la selección de las 'quatre barres', pues ésta solo disputa un partido al año.

Cabe recordar que Pep, que jugó 47 partidos oficiales con la selección española entre 1992 y 2001, es un independentista declarado. El pasado 11 de septiembre dio su apoyo a la manifestación independentista (y su voto a para la independencia) de Barcelona, que reunió a un millón y medio de personas. Si coge las riendas del combinado catalán, algo que se antoja complicado, puede convertirse en una auténtica baza política justo después de la elección del nuevo Ejecutivo catalán, que se votará el 25-N.

Al suscribirte confirmas nuestra política de privacidad