La Federació Catalana d’Handbol presenta el concurso voluntario de acreedores

La entidad se enfrenta a una deuda total de 4,4 millones y a una reducción de la subvención de la Generalitat del 74%

Fotografía: La Federació Catalana d'Handbol presenta el concurso voluntario de acreedores » Diario Gol
Fotografía: La Federació Catalana d'Handbol presenta el concurso voluntario de acreedores » Diario Gol

La Federació Catalana d’Handbol (FCH) presentó solicitud de concurso voluntario de acreedores este martes 11 de junio. La entidad, que oficializó la medida este jueves, ha decidido recurrir a los beneficios de la Ley Concursal para evitar la situación de insolvencia a la que está expuesta y mantener su viabilidad.

La FCH se enfrenta a una deuda total de 4,4 millones de euros y tiene un déficit acumulado de 300.000 euros. El pasivo corriente (deuda a corto plazo) es de 1,2 millones y los activos corrientes (créditos a corto plazo) ascienden a una suma sensiblemente inferior: 400.000 euros. La diferencia deja un fondo de maniobra negativo de 800.000 euros. Cifras reales en estos momentos, pero pendientes de verificación y evaluación por parte del administrador concursal y el juez.

Pendientes de la Generalitat y de Cerdanyola

La entidad que preside Tomás Moral cuenta con un teórico presupuesto de 2,7 millones para este año. Sin embargo, los problemas financieros de la Generalitat de Catalunya imposibilitan que disponga de la subvención que le corresponde y que se ha reducido el 74% desde 2010. «Hace tres o cuatro años cobrabas el 50% por ciento de la subvención a 5 de enero. Ahora, aún no hemos acabado de cobrar la de 2012», explica el presidente a Diario Gol.

La subvención en 2010 fue de 595.000 euros, mientras que la de 2013 se ha visto reducida a 155.000 euros, a falta de confirmación de la concesión. Y todavía están pendientes de ingresar 42.000 euros de 2012. Tampoco ha ayudado el hecho de que el Parc Esportiu Municipal de Guiera (sede de la federación) no haya cubierto ni el 20% del plan de negocio previsto. El incumplimiento del Ayuntamiento de Cerdanyola del Vallès con los acuerdos de mutua colaboración ha sido especialmente dañino. A consecuencia de todos estos elemntos se ha despedido a 10 personas y se han reducido los salarios.

Se mantiene la actividad

A pesar de la situación, la Federación no modificará ni un ápice sus planes de actividad previstos. «Se mantiene la normalidad en todos los sentidos: los programas deportivos de balonmano, los servicios para los abonados y usuarios del PEM Guiera, así como el funcionamiento de la FCH y de sus instalaciones deportivas», ha explicado Moral en la rueda de prensa convocada este viernes.

«Es una decisión tomada desde la responsabilidad jurídica, la transparencia de la nueva gestión y en defensa del patrimonio del balonmano catalán, de la propia federación y de su concesión administrativa del PEM Guiera», asegura el presidente de la FCH. A su vez, ha pedido el apoyo de la Secretaria General de l’Esport de la Generalitat y del Ayuntamiento de Cerdanyola del Vallès.

Publicidad