La derrota en el Pizjuán hace explotar a Mourinho: "No tengo equipo"

stop

El técnico portugués vuelve a cargar contra su vestuario "sin concentración y sin disponibilidad mental para sufrir"

Mourinho dio un portazo tras caer en Sevilla

16 de septiembre de 2012 (01:02 CET)

Jornada 4ª de Liga… y el Real Madrid, a ocho puntos del Barça. La derrota en el Sánchez Pizjuán (1-0) marcará un antes y un después en el vestuario y la temporada blancas. Y no solo por los puntos perdidos, sino por la explosiva rueda de prensa de José Mourinho, quien cargó duramente contra buena parte de sus jugadores y, sin atreverse a dar nombres propios, denunció un problema de falta de actitud y de concentración colectivas hasta sentenciar con un tajante: "En este momento, no tengo equipo".

La historia volvió a repetirse. Y tal y como sucedió en el postpartido de Getafe, José Mourinho señaló directamente a sus hombres tras la derrota sufrida en el Pizjuán: "Es nuestra derrota más merecida. El Sevilla ha hecho todo para ganar".

De esta forma, el portugués inició una rueda de prensa de ésas que serán recordadas durante meses tras un partido que volvió a tildar de "pésimo". "No ha sido diferente del partido contra el Getafe, ni muy diferente al partido contra el Granada. Pero eso no tiene ninguna relación con el rumor de las últimas dos semanas", respondió al ser preguntado por la relación entre la imagen del equipo y el ‘culebrón' protagonizado por Cristiano Ronaldo y su presunta tristeza.

Cuestión de actitud

"No tiene nada que ver con esto, tiene que ver con un estadio del espíritu", añadió ‘The Only One', antes de provocar su último incendio particular. "Son pocas cabezas las comprometidas, concentradas en que el fútbol es lo prioritario en sus vidas. Hay pocas cabezas comprometidas y cuando es así, es complicado. Soy el entrenador y si esto pasa es mi culpa", espetó.

Después de este breve ejercicio de responsabilidad, Mourinho siguió soltando perdigonazos. "Al descanso he cambiado dos jugadores, pero quería cambiar siete… una de las cosas que el fútbol debería permitir es hacer más cambios. Y con eso no quiero decir que Di Maria u Ozil han estado peor que otros que han jugado 90 minutos".

Y es que para el técnico portugués "la imagen del equipo es el primer minuto", señaló, lamentando una vez más el gran tendón de Aquiles del grupo: las acciones a balón parado que, nuevamente, les han costado un gol que no han sido capaces de remontar.

"Me preocupa mi equipo"


"No podemos trabajar más y mejor los balones parados, cada jugador sabe su misión, su posición, su oponente. Lo trabajamos, tenemos gráficos… y en el primer minuto, córner y gol. Para mí es la imagen de mi equipo en este momento: sin concentración, sin disponibilidad mental para sufrir", concluyó el preparador blanco, antes de reconocer que le "preocupa" su equipo "y que desde la temporada oficial ha empezado, jugamos la Supercopa y nada más", para sellar su discurso con un tajante: "En este momento, no tengo equipo".

Quizás el destino esté haciendo un favor al portugués, permitiéndole esta serie de tropiezos (Getafe y Sevilla) antes de las citas más importantes en este inicio de temporada (Supercopa y debut en Champions). Quizás el miércoles, el Real Madrid recupere las sensaciones y el instinto asesino mostrados en la primera media hora del Bernabéu frente al Barça. Y quizás, todo sea una táctica –otra más- de motivación para que el bloque logre mantener la intensidad y dar la vuelta a la tortilla en la Liga. Para que ello fuese posible, sus futbolistas deberán entender y comulgar con un mensaje que les ha dejado a los pies de los caballos. De no ser así, Florentino Pérez y el madridismo podrían tener un gran problema.

Al suscribirte confirmas nuestra política de privacidad