La crisis de la cantera agrava las tensiones del Barça abiertas por la FIFA

stop

Los equipos inferiores del club azulgrana, que no podrá fichar hasta 2016, han perdido su hegemonía en Cataluña en beneficio del Espanyol

Munir El-Haddadi y Adama Traoré, durante un partido de la pasada Champions League juvenil

15 de enero de 2015 (00:00 CET)

El FC Barcelona tiene pocas opciones para renovar su equipo de fútbol de la próxima temporada tras la sanción de la FIFA. El club que preside Josep Maria Bartomeu puede recuperar a Gerard Deulofeu o Alex Song, cedidos al Sevilla y el West Ham, y, sobre todo, puede apostar por futbolistas del filial. El problema es que el equipo de Eusebio está en crisis. Y también los dos juveniles. El fútbol base, curiosamente, vive un año horrible.

Las tensiones internas en el Barça han salpicado al fútbol formativo. Albert Puig y Guillermo Amor, los máximos responsables hasta la pasada temporada, fueron despedidos. También han sido destituidos Narcís Julià y Albert Valentín, los máximos colaboradores de Andoni Zubizarreta. Jordi Roura y Aureli Altimira, excolaboradores de Tito Vilanova, son los nuevos responsable de la cantera.

La decadencia del filial

Todos los equipos inferiores del Barça, menos uno, ganaron la Liga durante la pasada temporada y el filial fue tercero en Segunda A, su mejor clasificación. Bartomeu habló de "éxito histórico". Hoy, la situación es muy distinta. El Barça B, dirigido por Eusebio Sacristán, retrata perfectamente la decadencia azulgrana. El segundo equipo es 18º, con 20 puntos en 20 jornadas, tras ganar cinco partidos, empatar otros cinco y perder 10. Sólo tiene un punto de margen para eludir las plazas de descenso a Segunda B.

El juvenil A, históricamente la gran joya de la cantera azulgrana, ha caído en picado. El equipo que entrena Jordi Vinyals es quinto, a 11 puntos del RCD Espanyol (33 puntos los azulgranas y 44 los blanquiazules). Entre ambos están la Damm, el Mallorca y el Manacor.

Manda el Espanyol

El juvenil B, dirigido por Francesc Xavier Garcia Pimienta, también está muy lejos del Espanyol B. La distancia entre los dos equipos es de 10 puntos (43 y 33). Entre ambos está el Girona, que suma 37 puntos.

En el peldaño siguiente, el cadete A del Espanyol también supera al Barça, pero la distancia es de solo un punto. Un triste consuelo para un club que dominó el fútbol formativo con mano de hierro en los últimos años. 

El club blanquiazul destina 4,5 millones de euros por temporada al fútbol base, una cantidad muy inferior a los 26 millones de euros que invierte actualmente el FC Barcelona.

Al suscribirte confirmas nuestra política de privacidad