La Catalana de Balonmano estudia interponer acciones legales contra Cerdanyola

stop

El recurso de apelación provoca indignación en la FCH, donde consideran que el Ayuntamiento no tiene legitimidad para presentarlo

Tomás Moral, presidente de la FCH, y Carme Carmona, alcaldesa de Cerdanyola del Vallès

15 de noviembre de 2014 (00:00 CET)

La Federación Catalana de Balonmano (FCH) estudia interponer acciones legales contra el Ayuntamiento de Cerdanyola del Vallès. Los dirigentes del organismo deportivo han reaccionado con una profunda indignación tras conocer la noticia de que, el último día y a última hora, el consistorio presentaba recurso de apelación para volver a impugnar el concurso de acreedores aprobado por el juez del juzgado de lo mercantil número 6 de Barcelona.

Desde la FCH consideran que el Ayuntamiento no está legitimado para recurrir la sentencia del juez Francisco Javier Fernández. El motivo es que la deuda pendiente entre la federación y el consistorio asciende a tan solo 502,17 euros que, supuestamente, ya se habrían compensado con otros pagos pendientes del Ayuntamiento hacia la FCH.

Tomás Moral manda un aviso al Ayuntamiento

A falta de demostrar este aspecto, los abogados de la Catalana de Balonmano están estudiando, incluso, la posibilidad de acudir a la vía penal contra el consistorio. Así lo ha explicado el presidente de la FCH, Tomás Moral, en declaraciones a Diario Gol: "Estamos muy indignados. Es un nuevo ataque con clara voluntad de hundir a la federación".

"Nuestros abogados están estudiando la legalidad de la impugnación para certificar que Cerdanyola ya no tiene ningún crédito pendiente con nosotros. La deuda de los 500 euros, lo único a lo que se pueden acoger para recurrir la sentencia, no existe desde diciembre de 2013 y ellos lo saben. Estamos estudiando la irregularidad de este asunto y, si fuera necesario, acudir a la vía penal porque no tienen derecho a impugnar y lo han hecho igualmente, conscientes de ello", avisa Moral.

Luz verde a las subvenciones pendientes de la Generalitat

Moral también explica que avisó de este hecho tanto al juzgado como al propio Ayuntamiento a principios de noviembre para que reconsiderasen la posibilidad de recurrir. Por tanto, la alcaldesa Carme Carmona y su equipo jurídico han decidido asumir este riesgo que podría complicar la difícil situación del Ayuntamiento de Cerdanyola, también investigado por la Fiscalía.

La buena noticia para la FCH es que recientemente negoció el cobro de las subvenciones pendientes de la Generalitat con miembros del Govern, como Francesc Homs, portavoz y Conseller de Presidència. Al parecer, ya tendrían luz verde para dar inicio al trámite administrativo de las subvenciones de 2013 y 2014 procedentes de la Secretaria General de l'Esport.

Al suscribirte confirmas nuestra política de privacidad