La cara y la cruz de Cesc Fàbregas

stop

El centrocampista del Barça entra en las quinielas para ser titular contra el Getafe, donde será observado con lupa

Cesc Fàbregas, durante la presentación del equipo en el Gamper | Archivo

14 de septiembre de 2012 (17:37 CET)

Cesc Fàbregas atraviesa una situación de standby. Está, pero no está. El duelo contra el Getafe en el Coliseum Alfonso Pérez se antoja como la ocasión perfecta para que el de Arenys vuelva a la titularidad con el Barça. Las lesiones de Iniesta y Alexis dan por hecha su entrada en el ‘once'.

Lo que no está tan claro es si formará en la delantera, junto con Leo Messi y Pedro o, por el contrario, figurará como interior en sustitución de Andrés Iniesta. Esta segunda opción parece la más viable, y supondría la alineación de Cristian Tello o David Villa en el tridente ofensivo.

La cara y la cruz

La ‘cara' de Fàbregas es la selección española. Jugó la primera parte del amistoso contra Arabia Saudí, donde la ‘Roja' anotó dos goles, y en los últimos 10 minutos contra Georgia dio la asistencia de gol a Soldado, que supuso el triunfo de la selección. Además, contribuyó de forma decisiva en la consecución de la Eurocopa, agenciándose la posición de falso nueve en detrimento de jugadores como Torres, Llorente o Negredo, delanteros centro puros.

Por ahora, su ‘cruz' es el Barça. Pese al demoledor inicio de la campaña pasada a las órdenes de Guardiola, su rendimiento se diluyó notablemente con el paso de los meses. Hasta el punto que a penas participó en la fase decisiva de la temporada. Este año sigue en la misma tónica negativa, y está en el punto de mira del aficionado culé, históricamente impaciente.

Compite con los mejores del mundo

El problema quizás sea que compite por un puesto con los tres mejores jugadores del mundo en sus respectivas posiciones. Iniesta, Xavi y Messi. Al ser intocable la figura del argentino, el de Arenys va rotando en el centro del campo con los dos amos de la batuta barcelonista. El mayor inconveniente es que Cesc parece sentirse más cómodo arriba, y es que en el Arsenal estaba acostumbrado a jugar por detrás de un ‘9' referencia. Primero, junto a Henry, posteriormente, con Van Persie.

Cesc ha perdonado ocasiones claras contra Osasuna y Valencia. Ello ha generado algunas críticas y, en las ruedas de prensa de Tito Vilanova, ya es obligada la pregunta sobre el estado de ánimo del centrocampista. El míster lo sigue defendiendo a capa y espada, pero el tiempo juega en su contra. No es un secreto que Fàbregas no acaba de encontrar su sitio. Eso le inquieta. "Cuando sufre alguien a quien quiero, sufro yo también", aseguró Núria Soler, madre de Cesc, en su cuenta de Twitter hace dos semanas, cuando empezaron a surgir las primeras críticas de la temporada hacia el azulgrana. Su misión es clara, conseguir que el Barça también sea la ‘cara'.

Al suscribirte confirmas nuestra política de privacidad