La cantera del Barça también crece ganando al Real Madrid (3-1)

stop

Araujo (dos) y Deulofeu voltean el tanto inicial de Morata

Araujo celebra uno de los goles ante el Castilla | FCB

27 de enero de 2013 (18:45 CET)

Los dos mejores equipos del mundo pertenecen a los dos clubes más ricos. Por eso, cuando se enfrentan en cualquier categoría, hay mucho más que una victoria en juego. Barça y Real Madrid se retaron este domingo con sus respectivos filiales en la antesala del primer clásico de 2013. Y, siguiendo el camino de los mayores, el filial azulgrana ganó, mimando el balón, ante su homónimo blanco, el de los malos modales (3-1). Van nueve jornadas sin conocer la derrota.

En un ambiente de gran encuentro (12.050 espectadores) la Masia derrotó a la Fábrica. El nombre que se les da a las canteras de Barça y Real Madrid indica que tienen modelos de gestión totalmente distintos pero con un objetivo común: el beneficio del primer equipo. El uno, con el autoabastecimiento; el otro, con la exportación de materias primas para fichar a futbolistas consolidados. Rafinha, Deulofeu y Sergio Araujo, opositaron una vez más para formar parte de la primera plantilla; mientras, Morata y Cheryshev volvieron a demostrar que están capacitados para triunfar lejos del Bernabéu.

Ambiente reivindicativo

El equipo de Toril, sin el sancionado Jesé, copió el planteamiento de su jefe Mourinho: 10 minutos de presión y, a partir de ahí, esperar un buen contrataque. Le salió bien la táctica en la primera mitad, en la que Álvaro Morata adelantó al Castilla (m. 35) a pesar del dominio azulgrana. Pero el escenario cambió en la segunda parte, con el Real Madrid encerrado y con la rápida y absurda expulsión de Álex (m. 55) por agredir a Sergio Araujo. Los jugadores de la cantera también se reflejan en los del primer equipo.

A la postre, Araujo se convirtió en el hombre del partido gracias a su doblete (m. 65 y m. 70) y Gerard Deulofeu sentenció el Miniclásico desde los 11 metros. Rafinha mandó en el centro del campo. En el palco, una amplia representación de la directiva azulgrana, encabezada por su presidente, Sandro Rosell, disfrutó de un encuentro muy intenso la y sufrió las lindezas que se dedicaron ambas aficiones, tanto de carácter político como personal, durante todo el partido.

Sin peso mediático

A pesar de que el Real Madrid cuenta esta temporada con un equipo en la categoría de plata, es posible que el peso de la Fábrica en la presencia mediática del club se mantenga en los niveles de la campaña pasada (menos del 0,2%). Tampoco sería de extrañar que los jóvenes del Barça repercutan, de nuevo, en el 4,47% en la misma estadística, según un estudio de Brand Value Solutions en el que se incluyen todas las categorías inferiores. La cantera cuenta mucho para el Barça y muy poco en Concha Espina.

Al suscribirte confirmas nuestra política de privacidad