La caída de Sara Carbonero en el 'photocall' 

stop

La marcha con Iker Casillas le pasa factura

El futuro de Sara Carbonero e Iker Casillas después de Oporto | EFE

09 de noviembre de 2016 (18:30 CET)

Le pasa factura. Sara Carbonero decidió hace poco más de un año cerrar su etapa como presentadora de los Deportes de Telecinco. La pareja de Iker Casillas no dudó en marcharse junto al portero a Oporto, por lo que abandonó su silla en la famosa empresa y pidió una excedencia. Muy posiblemente la periodista sabía que dejar atrás la cadena líder de Mediaset iba a ser un golpe duro. Efectivamente así ha sido.

Su aparición como 'chica de los deportes' y el sonado beso con Casillas en el Mundial de Sudáfrica subieron su caché como la espuma. La pareja se postuló como una de las relaciones más mediáticas y seguidas de nuestro país, por lo que el boom fue increíble. Sin embargo, con la marcha de los dos protagonistas a Portugal la cosa cambió. Y es que la baja de Iker del Real Madrid ha penalizado a la presentadora.

Sara ha continuado estando en la palestra, aunque las tornas han cambiado. La esposa del guardameta español ha menguado su ritmo de trabajo para volcarse al 100% con sus dos pequeños. Tan es así que por el momento continua siendo un icono de la moda, aunque no está en el top. Las nuevas caras bonitas apuntan con fuerza y Carbonero ya no está en la punta del iceberg.

Las mujeres más deseadas

Tal como desvela El País, Sara sigue siendo un referente en el sector publicitario, pero sin embargo, desde que se marchó a Oporto ha descendido en las cuotas de interés. Tiene una gran rivalidad. Paula Echevarría se configura como una de las mejores pagadas, ya que su influencia en la publicidad convencional, en su blog y en las redes sociales adquiere cifras impresionantes. En este caso, otras mujeres con un gran caché son Isabel Presley, Elsa Pataky, Blanca Suárez o, recientemente, Helen Lindes y Alba Carrillo.

En este caso, el caché de Sara para este tipo de anuncios subió como la espuma cuando se conoció su relación con Iker y trabajaba en Telecinco, aunque desde que se marchó y desapareció de la pequeña pantalla, el interés por la periodista menguó.

Sin embargo, es una evidencia que Carbonero sigue estando al pie del cañón y es una de las mujeres más deseadas de nuestro país. Los photocall siguen queriendo a Sara que, con el idílico momento familiar que atraviesa, brilla con luz propia