La cadena hotelera de Gaspart, al borde del concurso de acreedores

stop

La dirección de Husa niega que la situación financiera sea catastrófica, aunque medios empresariales consideran que el grupo hotelero roza el límite de solvencia

15 de febrero de 2013 (11:49 CET)

¿Husa Hoteles ha capeado el temporal? No lo parece, según los datos que ha podido examinar esta publicación. De hecho, esos datos invocan una situación de inminente insolvencia. La cadena del vicepresidente de la CEOE, Joan Gaspart, recibió un balón de oxigeno hace justo un mes. Fue cuando logró aplazar parte de los 42 millones de deuda que mantiene con varias entidades financieras. Sin embargo, el respiro parece que no ha sido tan efectivo como se prometía. Los trabajadores de varios establecimientos manifiestan que continúan sin percibir las nóminas pendientes. En algunos casos, el retraso acumulado supera los tres meses de salarios.

Fuentes del sector conocedoras de la situación han indicado a 02B que los esfuerzos de la dirección por evitar el concurso de acreedores son vanos. Es más, dicen que pronto el grupo se verá en la obligación de presentar los libros ante la justicia. Sin embargo, la compañía niega de manera taxativa esa opción y asegura que los retrasos en los pagos (tanto a trabajadores como a la mayoría de los proveedores) se solucionarán en los próximos días. "No se ha planteado en ningún momento [el concurso]", ha asegurado en las últimas horas a este medio un alto directivo de la compañía propiedad de la familia Gaspart.

Cuentas

La sombra de la quiebra ha sobrevolado al consorcio hotelero de Gaspart durante todo el ejercicio 2012. Husa Hoteles empezó el año pasado con la venta de una las joyas de su partrimonio, el Hotel Palace, por 68 millones de euros. El comprador fue un fondo de inversión británico. Gracias a esta operación, la cadena cerró la cuenta de resultados de 2011 con 9,7 millones en ganancias.

Sin embargo, fue un espejismo contable. Las cuentas del grupo certifican una situación de depresión innegable. La cadena aún no ha cerrado el resultado consolidado de 2012. No obstante, hasta mediados de este año, registraba unas pérdidas de 10,8 millones de euros. Y los precedentes no son mejores. Desde 2009, la cadena ha acumulado 38,7 millones en números rojos.

Impacto en la CEOE

La crisis de Husa tiene connotaciones más allá del negocio hotelero. La caída de Gaspart sería un duro golpe para la CEOE, la patronal española de la que es vicepresidente y máximo responsable del área de turismo. La organización se ha visto recientemente sacudida por la polémica que concierne a otro sus pesos pesados Arturo Fernández, que ha dado un paso atrás provisional a la vista de las acusaciones de sus trabajadores de haber realizado pagos de salarios en negro.

Al suscribirte confirmas nuestra política de privacidad