La amenaza del 'card sharing' para piratear la Liga gana adeptos

stop

El sistema que compite con Rojadirecta para evadir a las plataformas de pago cuenta ya con cerca de 500.000 usuarios en España

Mapas del funcionamiento del 'card sharing' que se pueden encontrar por Internet

01 de mayo de 2015 (23:44 CET)

La piratería del siglo XXI avanza a paso firme en España. La proliferación de personas que evaden a las plataformas de pago para tener acceso a sus contenidos deportivos aumenta a cada día que pasa. La sensación tanto de las grandes productoras televisivas como de la propia Policía es de alarma. La amenaza del card sharing (tarjetas compartidas) está en proceso de expansión.

Fuentes especializadas en la materia aseguran a Diario Gol que en estos momentos la cifra de usuarios detectados que utiliza este sistema de piratería se acerca a las 500.000 personas: "Está en crecimiento constante, aunque no tenemos cifras exactas todavía. Pero se han detectado entre 200.000 y 500.000 casos". Los números no son alarmantes si se tiene en cuenta que en España residen 47 millones de personas. Lo que preocupa es el ritmo de crecimiento.

Las emisiones de partidos de la Liga de Fútbol Profesional son uno de los objetivos preferidos de este sector de piratas que vive al margen de la ley. El artículo 270 del código penal prevé pequeñas penas de prisión para los importadores de los decodificadores que utilizan los usuarios para piratear la señal que emiten las plataformas de pago. Sin embargo, con la nueva modificación legal que entra en vigor el próximo 1 de julio, aumentarán las penas y se perseguirá tanto a los usuarios como a los enlazadores.

Más calidad que Rojadirecta a cambio de riesgo y dinero

El portal Rojadirecta, por ejemplo, es un enlazador de contenidos de pago. Un parasitador, como se denomina en la jerga del sector. Actualmente, el servicio que proporciona Rojadirecta a millones de usuarios no está perseguido por la legislación vigente, pero la cosa cambiará tras la modificación de la Ley de Propiedad Intelectual.

Los enlazadores como Rojadirecta cuentan con muchos más usuarios que el card sharing porque son más fáciles de utilizar y conllevan menos riesgo, pero al ofrecer una peor calidad cada vez son más las personas que exploran el card sharing. Los expertos alertan de que este sistema también es "relativamente fácil de utilizar" y tiene un "coste relativamente barato". Es por ello que se ha convertido en la verdadera lacra de los canales de pago. En estos momentos, la plataforma más afectada es Canal Plus, recientemente comprada por Telefónica a cambio de 707 millones de euros.

Caída de servidores por colapso

El card sharing llega a España como una fórmula de piratería residual en 2009. Pasó prácticamente inadvertido durante los primeros años, pero en los últimos tiempos se ha disparado su interés a través de foros que explican cómo utilizarlo. Sin embargo, la labor policial y de las empresas expertas en combatir la piratería han ocasionado problemas a estos usuarios, que no tienen a quien reclamar cuando sus decodificadores dejan de funcionar.

En los últimos meses han caído muchos servidores de card sharing, como el IKS. En la mayoría de los casos, porque se han colapsado. A menudo se trata de sistemas preparados para asumir un tráfico de unos 1.000 usuarios, pero si un día se aglutinan 3.000, la red no aguanta la presión. También han surgido batallas entre fabricantes de decodificadores que atacan a la competencia para reforzar el producto que venden, fabricado en China e importado a España con otras marcas.

Argumentos legales para combatirlo

Fuentes policiales explican a este diario que "es una evidencia muy clara que el card sharing va a más, aunque no hay datos cuantitativos exactos todavía". "Hemos detectado que hay cada vez más oferta y ello significa que hay más demanda por parte de los usuarios, que se gastan unos 100 euros y consiguen señal para un año. Tenemos que buscar argumentos legales para combatirlo y la modificación del 270 CP, sin duda, será una buena ayuda", sentencian.  

Al suscribirte confirmas nuestra política de privacidad