La afición del Barça culpa a Luis Enrique del 'batacazo' contra el Real Madrid

stop

Los tuiteros más radicales confunden al técnico azulgrana con un cantautor nicaragüense y le insultan en reproche a tres decisiones

Carlo Ancelotti y Luis Enrique Martínez se saludan en el Bernabéu antes del clásico | EFE

27 de octubre de 2014 (17:01 CET)

Luis Enrique ha sido señalado como el principal culpable de la debacle azulgrana en el Santiago Bernabéu. Aficionados del Barça han cargado duramente contra el técnico asturiano a través de las redes sociales y algunos de los más radicales lo han confundido con un cantante de Nicaragua, que también se llama Luis Enrique, al que le han deseado la muerte.

Las feroces críticas al entrenador del Barça se derivan de la pésima segunda mitad que jugó el conjunto azulgrana contra el Real Madrid. Los futbolistas del Barça se desinflaron tras recibir dos goles en contra en pocos minutos, el de Pepe y el de Benzema, y fueron incapaces de reaccionar. Sin embargo, más que por la actitud de sus pupilos, Luis Enrique se ha convertido en el blanco de las críticas por tres decisiones de riesgo que tomó.

Demasiados riesgos en un partido ya de por sí complicado 

La más cuestionada, aunque deseada por muchos, fue la alineación de Luis Suárez. El entrenador del Barça fue valiente al apostar por él, consciente de que es un jugador con mucho gol, pero la falta de rodaje con la plantilla evidenció que no era el partido idóneo para debutar como titular. Las opiniones más generalizadas coinciden en apuntar que debió salir como revulsivo en el sgeundo tiempo y no de entrada.

También fue criticada la presencia de Jeremy Mathieu en el lateral izquierdo para dejar en el banquillo a Jordi Alba, uno de los jugadores más trabajadores y bien valorados del equipo. Mathieu estuvo torpe en una posición que solía ocupar en Valencia pero que todavía no había probado con el Barça. Su presencia comportó la entrada de Gerard Piqué en la zaga con Javier Mascherano. Pero el central catalán volvió a demostrar que todavía está lejos de su mejor versión.

Los jugadores de arriba, poco defensivos

En tercer lugar fue cuestionada la decisión de dejar a Rakitic en el banquillo, tras haberse convertido en la nueva sensación de la temporada. Si bien es cierto que llevaba dos o tres partidos menos buenos que los primeros, Rakitic aporta el músculo y el desgaste físico que no tienen ni Xavi ni Iniesta. Y, además, Busquets estaba entre algodones tras regresar de una lesión.

El hecho de alinear arriba a cinco jugadores con características muy poco defensivas –Messi, Neymar, Suárez, Iniesta y Xavi– jugó en contra del Barça, que no supo contener las poderosas contras del Real Madrid y acabó perdiendo, incluso, la posesión del balón.

La polémica con el cantante Luis Enrique