Kobe Bryant, el líder individualista de los 21,5 millones de euros

stop

El jugador franquicia de los Lakers sigue siendo un anotador intratable pero su egoísmo pasa factura al equipo

Kobe Bryant se reivindica durante un encuentro de los Lakers

09 de diciembre de 2012 (21:47 CET)

Kobe Bryant es tan bueno como egoísta en la cancha. El jugador franquicia de Los Angeles Lakers es, sin duda, el prototipo de líder individualista. Las cifras hablan por sí solas. De los 11 partidos en que Bryant ha anotado 30 puntos o más esta temporada, los Lakers han perdido 10. Es decir, el conjunto angelino solamente ha logrado una victoria cuando el escolta afroamericano ha rozado la excelencia individual. 

Blazers, Clippers, Suns, Kings, Grizzlies, Pacers, Magic, Rockets, Thunder, Jazz y Cavaliers han visto como Kobe Bryant se daba auténticos festines anotadores contra ellos, alcanzando, al menos, los 30 puntos. Sin embargo, todos ellos salvo los Phoenix Suns acabaron ganando a los Lakers. La estadística es muy distinta cuando Kobe baja sus registros personales, ya que en los partidos que no ha llegado a 30 puntos el balance es de 11 partidos y ocho victorias. Un porcentaje claramente mejor para los Lakers.

El más anotador, el mejor pagado

Con un sueldo de 21,5 millones de euros este curso, la próxima temporada alcanzará los 23 millones. Es el jugador mejor pagado de la NBA y también el máximo anotador esta temporada, con una media de aproximadamente 29 puntos por partido. Líder indiscutible, carismático dentro y fuera de la pista, Kobe Bryant es el emblema del segundo equipo más laureado de la historia de la NBA (16 títulos), y a sus 34 años no deja de batir registros personales. El mejor ejemplo de ello es que recientemente se convirtió en el jugador más joven de la NBA en rebasar los 30.000 puntos.

La 'Mamba Negra', lo que es sinónimo de ser un auténtico killer, es el jugador más desequilibrante que ha dado el baloncesto en la última década, un anotador nato. Pero, cada vez más, el anhelo encestador se apodera de él de forma irremediable en contra de los intereses de su equipo. Algo que ha quedado patente en los últimos partidos contra los Thunder, los Jazz o los Cavs, cuando Bryant se jugó diversos lanzamientos en posiciones casi imposibles que terminaron fuera. Su calidad y la necesidad que los Lakers tienen de él son incuestionables, pero, tal vez, si midiese su aportación al equipo en clave de juego colectivo, podría ayudar a escapar de la vorágine de malos resultados en que se encuentra uno de los claros aspirantes al anillo. El balance es de nueve victorias y 13 derrotas en 22 partidos de temporada regular.

Al suscribirte confirmas nuestra política de privacidad