Kaká, un negocio ruinoso para el Real Madrid

stop

El club blanco quiere traspasar al brasileño para ahorrarse los 25 millones de euros que debería cobrar hasta junio de 2015

Kaká, durante un partido con el Real Madrid / Archivo

28 de noviembre de 2012 (21:33 CET)

Ricardo Izecson dos Santos Leite, Kaká, se ha convertido en un problema para el Real Madrid. Un dilema de difícil resolución que comparten Florentino Pérez y José Mourinho por su elevada ficha y escaso rendimiento. El mediapunta brasileño cobra 10 millones de euros anuales y el club desea traspasarlo en el mercado de invierno para afrontar nuevas operaciones. Entre ellas, la ampliación y mejora del contrato de Cristiano Ronaldo, y algunas contrataciones.

Kaká es un negocio ruinoso para el Real Madrid, club que pagó 67 millones de euros al Milan por su traspaso en 2009. En el Bernabéu, el Balón de Oro de 2007 nunca ha tenido el protagonismo que interpretó en San Siro. Ha exhibido detalles de su gran calidad, pero sus números han sido muy discretos. En tres temporadas y tres meses, ha disputado 71 partidos de Liga (20 goles) y 20 de Champions (cuatro tantos). En la actual, las estadísticas reflejan que ha participado en cinco encuentros de Liga (177 minutos) y en dos de Champions (92 minutos). No ha marcado ningún gol en las dos competiciones más prestigiosas, pero sí en la Copa del Rey.

Traspaso o cesión

El Madrid, preocupado por la aportación de Kaká, busca una solución. Es decir, un traspaso o una cesión, pero el futbolista ya descartó una salida del club durante el pasado verano. Con contrato en vigor hasta el 30 de junio de 2015, el Madrid se ahorraría unos 25 millones de euros si logra finiquitar su relación contractual con el brasileño en diciembre. El gran problema es que ningún equipo quiere asumir su actual ficha, ni tan siquiera el Milan, interesado en recuperarlo.

Mourinho seguirá presionando a Kaká para que abandone el Madrid, reiterándole que no será una pieza básica en el equipo. El técnico portugués también desea que otros futbolistas sean traspasados, pero Florentino Pérez ya le ha comunicado que no asumirá operaciones impopulares ni contempla el fichaje de un portero para presionar a Iker Casillas. Estas negativas han molestado a Mourinho, y Jorge Mendes, representante del técnico portugués, no disimula sus flirteos con el Paris Saint Germain, que también pretende a Cristiano Ronaldo.

Al suscribirte confirmas nuestra política de privacidad