Kaká, sus goles a 4,4 millones y su discutible rentabilidad

stop

Galliani viajará este martes a Madrid a por la cesión del brasileño, cuyo minuto de juego habría costado al Real Madrid más de 17.000 euros

Kaká, durante un partido con el Real Madrid / Archivo

18 de enero de 2013 (18:52 CET)

Un negocio ruinoso. El Real Madrid lleva meses preparando la alfombra roja a Kaká. Tras haber intentado 'colocar' al jugador en su último viaje a China, Florentino sigue buscando un comprador para una de sus inversiones menos rentables. Por mucho que el máximo mandatario blanco lo niegue. O por mucho que sostuviese ante sus socios compromisarios que "desde el punto de vista económico" el jugador le ha salido "bien" a la entidad.

"Kaká nos ha hecho ganar mucho dinero en el club. Vino hace tres años como una inversión que nos iba a dar muchos ingresos. Íbamos a cambiar muchos contratos gracias a su imagen. Es un activo que ya está amortizado. No hemos intentado venderlo. Es un jugador que desde el punto de vista económico nos ha salido bastante bien", aseguró el pasado mes de diciembre Florentino.

A pesar de que el brasileño haya sido en la pasada temporada uno de los artífices –con menor protagonismo eso sí que Cristiano, Casillas, Özil y Ramos- del 1.400.000 camisetas oficiales vendidas por el club blanco, y de que el Real Madrid se asegurase en los cuatro años del jugador en la Casa Blanca el 50% de los derechos de imagen del jugador –que habrían ascendido a unos 14 millones de euros- los números no mienten, y más teniendo en cuenta que la entidad de Concha Espina ha invertido unos 115 millones de euros brutos en el jugador, entre el pago de su traspaso (67 millones) y su ficha anual de 12 millones brutos más incentivos.

Escaso rendimiento en el campo


Después de una primera temporada correcta a las órdenes de Manuel Pellegrini –disputó un total de 2610 minutos y anotó nueve goles repartidos en las tres competiciones (en Liga fue titular en 21 de sus 25 apariciones y en Champions en las siete citas que disputó)-, el declive de Kaká comenzó en el verano de 2010 coincidiendo con la operación de su grave lesión de rodilla y la llegada de José Mourinho al banquillo del Santiago Bernabéu.

En la temporada 2010/11, el internacional brasileño solo disputó 1071 minutos en 17 partidos en los que, no obstante obtuvo un notable promedio goleador con siete tantos. La siguiente campaña –la mejor a las órdenes de Mourinho- Kaká duplicó sus minutos (2.250), mantuvo sus registros anotadores (ocho goles), pero inició la pérdida de protagonismo en el once –solo fue titular en solo 21 de los 35 partidos disputados entre Liga y Champions-, que se ha visto confirmada en esta primera vuelta, en la que apenas ha disputado 601 minutos (y marcado dos goles) en las cuatro competiciones en las que ha participado su equipo.

Berlusconi tira de calculadora


Estos pobres registros no han acabado de compensar la inversión tan elevada realizada por un Florentino Pérez, que ya está desempolvando la alfombra roja ante el interés confirmado este viernes del Milan por repescar a Kaká. "He hablado hoy con (Silvio) Berlusconi. Debemos ser inteligentes y luchar por hacer buenos los números a fin de mes. Hay que estar preparado para hacer sacrificios, estamos pensando en la fórmula. Hay muro con respecto al salario, pero el amor por 'Ricky' nunca se había terminado", declaró este viernes el consejero delegado del Milan, Adriano Galliani.

Especialistas –con un resultado cuanto menos cuestionable- en hacerse con los servicios de grandes nombres en la recta final de su carrera (Redondo, Ronaldo, Ronaldinho...) por un módico precio, los lombardos no acaban de tener claro el estado físico de su otrora ídolo. Especialmente, después de repasar los números de Kaká, que en sus tres temporadas y media vestido de blanco, ha disputado 6531 minutos, en un total de 105 partidos en los que marcó 26 goles.

Teniendo en cuenta los 115 millones invertidos por el jugador, cada tanto del brasileño ha costado al Real Madrid 4,4 millones de euros, mientras que el minuto disputado le ha supuesto 17.605,63 euros a las arcas blancas. Un rendimiento más que decepcionante que, unido a los problemas financieros por los que atraviesa la entidad 'rossonera', dificultan que el Real Madrid pueda desprenderse definitivamente del jugador, tal y como desean en las altas esferas del club. Y es que se han de vender muchas camisetas para amortizar goles a tan elevado precio.

Al suscribirte confirmas nuestra política de privacidad