¿Joan Laporta busca financiación a través de Peter Lim?

stop

El aspirante a la presidencia del Barça, que se dejó ver por el Godó, está vinculado a Jorge Mendes

Joan Laporta, Jorge Mendes y Peter Lim

24 de abril de 2015 (13:03 CET)

Joan Laporta volvió a escena este jueves en el Real Club Tenis de Barcelona. No podía ser menos. En los días precedentes ya habían pasado por allí varios directivos del Barça, el actual presidente Josep María Bartomeu, el aspirante Toni Freixa e, incluso, el ex presidente Sandro Rosell. Laporta eligió el día de la derrota de Rafa Nadal, igual que el otro gran aspirante, Agustí Benedito.

Sin embargo, y como suele ser habitual, todo el mundo habló de Laporta. Tiene ese extraño don de llamar la atención allá por donde pisa. Ya sea por el áurea mediática que le rodea desde que ganó sus primeras elecciones del Barça en 2003, o bien por sus formas provocativas y, en ocasiones, un tanto transgresoras.

Pero más allá de su aparición por el Godó en la diada de Sant Jordi, lo que más se comentó sobre Laporta son sus supuestas alianzas en clave electoral. Hace meses que se especula con la posibilidad de que el ex presidente azulgrana haga equipo con el mediático representante de jugadores Jorge Mendes. El último rumor apunta todavía más alto: un pacto con Peter Lim.

Hipotecar el club

El magnate indonesio, propietario del Valencia, representa una de las grandes fortunas del mundo y supondría una fuente de financiación muy poderosa para competir por la poltrona presidencial del Barça. Sin embargo, someterse a un magnate de semejante enjundia podría suponer, también, perder cierta dosis de independencia. Hipotecar el futuro del Barça en manos de un extraño.

Laporta no dice nada, se mantiene en silencio. Y así seguirá hasta que Bartomeu convoque de forma oficial las elecciones a la presidencia del Barça. Cada vez resulta más difícil vislumbrar la posibilidad de que no se presente. Y, cuando lo haga, seguro que tendrá una respuesta para contestar a todas estas especulaciones que, de momento, parecen jugar en su contra.  

Al suscribirte confirmas nuestra política de privacidad