James o Isco, ésa es la cuestión

stop

Ancelotti, técnico del Real Madrid, se enfrenta a un dilema shakesperiano tras recuperar al medio centro colombiano

James (izquierda) e Isco, celebrando dos goles con el Real Madrid

28 de marzo de 2015 (13:28 CET)

To Be or Not to Be. James o Isco. ¿Qué es más óptimo para el equipo? La magia de Isco, o el trabajo estajanovista de James. Ser o no ser, ésa es la cuestión para Carlo Ancelotti. Si el Madrid no vuelve a quedar afectado por el virus FIFA, el técnico italiano tendrá la próxima semana a toda la plantilla a su disposición por primera vez en la temporada, y deberá enfrentarse a un dilema que envidiarían todos los entrenadores del mundo. Apostar por el malagueño Isco, un futbolista que tiene "pegamento en el pie", según Marcelo, o devolver las llaves de la titularidad al cafetero James Rodríguez. De momento, ante el Granada CF, el primer domingo de abril, jugarán los dos: Isco, de inicio, y James, después.

 Clave en el esquema de juego

James Rodríguez se lesionó el pasado 4 de febrero ante el Sevilla FC. Sesenta días desaparecido de la primera línea de fuego en los que el Madrid ha sufrido cuatro derrotas y un empate: en Liga ante el Atlético de Madrid (4-0), Villarreal (1-1, en el Bernabéu), Athletic Club (1-0) y FC Barcelona (2-1), y en octavos de Champions League, ante el Schalke 04 (3-4). Siete interminables semanas que a Carletto le habrán parecido siglos, por no poder contar con otro jugador clave en su esquema de juego. Por sus altas prestaciones y, sobre todo, por sus goles.

El medio centro colombiano ha disputado esta temporada 32 partidos –todos de titular excepto uno, el encuentro de la Supercopa de España ante el Atleti en Chamartín (1-1), marcó el gol del empate (80') tras sustituir a Cristiano–, entre Liga (20), Copa del Rey (tres), Champions (cinco), Supercopa de Europa (uno), Supercopa de España (dos) y Mundial de Clubs (uno, la final), con un balance de 12 goles y 11 asistencias. Ángel Di María, con el mismo número de partidos, sumaba en su primera temporada en el Madrid, seis goles y 15 asistencias.

Campaña en contra de Bale

Después de la BBC, es el jugador con más olfato de gol del Real Madrid. Si además tenemos presente que James sólo lleva dos tantos menos que Gareth Bale (14), es fácil comprender que el colombiano sea otro de los fijos de Carlo Ancelotti, y la campaña de un sector de la prensa madrileña en contra del galés. Para que juegue Isco, indefectiblemente tiene que caer Bale. O Benzema.

Armar el puzle blanco es tan fácil como abrir los ojos. Si Carletto mantiene su archiconocido dibujo táctico –en el Camp Nou se decantó por un falso 4-3-3, con Bale en labores de centrocampista, se las tuvo tiesas con Neymar y Alba–, el sacrificado tiene que ser un centrocampista. Si Toni Kroos y Luka Modric son inamovibles, y Bale, Benzema y Cristiano forman parte del escudo del Madrid, sólo sobra uno: Francisco Román Alarcón Suárez, más conocido por Isco.