Ivan Tibau: "Las federaciones catalanas que hicieron de empresarias son las que más sufren"

stop

"Las empresas que invierten en el deporte base deberían tener ventajas fiscales" "La Generalitat destina entre 10 y 11 millones de euros anuales al deporte catalán"

Ivan Tibau, secretario general del deporte de la Generalitat de Catalunya

Ivan Tibau, secretario general del deporte de la Generalitat
Ivan Tibau, secretario general del deporte de la Generalitat

25 de septiembre de 2014 (23:48 CET)

Ivan Tibau, secretario general del deporte de la Generalitat de Catalunya, asegura que el deporte catalán sigue siendo muy competitivo pese a la actual crisis económica. Tibau reconoce que algunas federaciones catalanas están en una situación crítica, sobre todo las que quisieron sacar un rendimiento económico de unas instalaciones deportivas fastuosas, y pide que el Gobierno de Madrid dé ventajas fiscales a las empresas que subvencionen al deporte de base.

¿Cuál es la realidad actual del deporte catalán?

El deporte catalán ha cambiado su modelo, pero sigue funcionando muy bien en el ámbito escolar, en el federativo, en el de alto rendimiento, etcétera. Ahora hacemos las cosas con menos recursos, adaptándonos a la realidad. El número de federados sube en Catalunya.

Muchos clubes y federaciones están con la soga al cuello, muy endeudados.

¿Y quién no pasa dificultades económicas? La mayoría de los clubes no dependían de la financiación pública, sino de los patrocinadores privados. Como institución, tenemos que dar respuestas a estas problemáticas. Dependemos del Estado español, que exige a los clubes que regularicen a todos sus empleados, pero no ofrece las herramientas necesarias para que puedan tener más recursos. En España no quieren desarrollar la ley de patrocinio y mecenazgo que funciona en Francia, Italia y Alemania. Las empresas que invierten en el deporte base deberían tener ventajas fiscales. Ahora sólo se estimulan a las empresas para que inviertan en grandes eventos deportivos como los Mundiales de balonmano y baloncesto.

¿Por qué federaciones catalanas como la de balonmano está en una situación crítica y la de tenis necesita vender patrimonio para sobrevivir?

Las federaciones que han querido hacer de empresarias son las que más sufren. Las federaciones que quisieron gestionar unas instalaciones para obtener mayores ingresos han padecido mucho más las crisis porque han perdido muchos abonados e ingresos. El dinero que obtienen ahora no va destinado al deporte, sino a cubrir las pérdidas. Las federaciones, con sus instalaciones, no pueden hacerle la competencia a los clubes. Tienen que dedicarse a organizar sus respectivas competiciones.

¿El balonmano catalán tiene solución?

La federación catalana se presentó y ganó un concurso del Ayuntamiento de Cerdanyola para la concesión y gestión de unas macroinstalaciones. Ahora las dos partes negocian para evitar la resolución de un juez. Intentaremos que la federación no caiga, pero si no tendremos que buscar nuevas vías o crear una federación nueva.

¿Sigue vigente la partida de 2,5 millones que el Gobierno de Madrid debe a la Generalitat por el CAR de Sant Cugat?

La deuda es de 2011. El anterior Gobierno no hizo efectivo el pago porque entendía que no cumplíamos una serie de requisitos. El señor Miguel Cardenal [presidente del Consejo Superior de Deportes] se comprometió a retornarlos, pero de momento no hemos recibido ninguna aportación extra. Sólo tenemos su compromiso. Fue un golpe muy duro porque hablamos de mucho dinero.

¿El CAR ha tenido que reinventarse?

El 100% de la propiedad del CAR es de la Generalitat, pero tenemos un convenio con el Consejo Superior de Deportes. Recibimos una aportación por inversiones y gasto corriente, no por funcionamiento, sino para pagar a los deportistas con becas ADO que se entrenan en Sant Cugat. La gran aportación procede de la Generalitat. Debido a la crisis, hemos tenido que generar nuevos recursos y abrir el CAR al mundo. Conseguimos ingresos atípicos con selecciones extranjeras que utilizan nuestras instalaciones.

¿Desmantelarán las instalaciones de la Joaquín Blume dentro de un año?

No está previsto. La Blume, como el resto de estructuras deportivas de Catalunya, está en estudio porque preferimos destinar el dinero a los deportistas antes que al pago de las instalaciones. Disponemos ya de un centro de alto rendimiento como el de Sant Cugat y si la reorganización implica un ahorro importante, haremos el traslado. Queremos racionalizar el coste de las instalaciones y dar el mismo o mejor servicio a los atletas. De momento no hemos recibido ninguna oferta por las instalaciones, pero la Blume es una estructura de hace 40 años y en el CAR todo es nuevo.

¿Es un lujo para Catalunya organizar el Gran Premio de España de Fórmula 1 año tras año?

Las carreras de Fórmula 1 y MotoGP tienen un retorno muy importante para el país. Ahora intentamos mejorar el actual convenio con la Federación Internacional del Automóvil (FIA), que tiene ofertas económicamente más interesantes que la de Barcelona. El Gran Premio de F-1 es vital para el circuito y para Catalunya, y si hay un cambio de ruta en este país puede convertirse algún día en el Gran Premio de Catalunya.

¿Qué presupuesto destina a las federaciones y al deporte catalán la Secretaria que usted preside?

Aportamos entre 10 y 11 millones de euros. Somos la Comunidad Autónoma que más dinero destina al deporte. Más del doble que la siguiente Comunidad.

Al suscribirte confirmas nuestra política de privacidad