Insultan a Luis Enrique en Twitter tras participar en las elecciones catalanas

stop

El técnico del Barça madrugó para ejercer su derecho a voto y describir su sentimiento con un "Visca Cataluña!!!!!" que escoció en algunos sectores

Luis Enrique Martínez en la Ciudad Deportiva del Barça junto a su tuit sobre las elecciones catalanas

27 de septiembre de 2015 (19:49 CET)

Luis Enrique Martínez madrugó este domingo para ejercer su derecho a voto como ciudadano de Cataluña. A través de su cuenta de Twitter, el perfil @LUISENRIQUE21 –que no tiene el tip de oficial a su lado, pero es sabido que está creado por el entrenador del Barça–, el entrenador del FC Barcelona lanzó a las 9:17 horas el siguiente mensaje: "Hoy CATALUÑA decide. Yo ya he ejercido mi derecho al voto. Visca Cataluña!!!!!".

El técnico asturiano nunca ha escondido su amor por Cataluña, la tierra que le acogió en 1997 para jugar en el Barça, donde conoció a su mujer y nacieron sus hijos. En las celebraciones del Barça siempre grita el habitual "Visca Cataluña". Sin embargo, tal y como está el ambiente de sensible, el comentario no gustó en algunos sectores, que no dudaron en propinarle una serie de insultos y descalificaciones. 

En las redes sociales pueden encontrarse diversos mensajes especulando sobre la posibilidad de que Luis Enrique haya dado su voto a la causa independentista. Algo que muchos usuarios de Twitter no entienden, teniendo en cuenta el origen asturiano del ex futbolista y actual entrenador azulgrana. Hay, incluso, quien llegó a insinuar que mandar este tipo de mensajes va con su sueldo. 


El revuelo no ha generado un gran impacto por el momento. Hasta hay quien podría encontrar su nota de humor desde el momento en que escribió Cataluña con 'Ñ' y no con 'NY', como haría cualquier independentista y la mayoría de catalanistas. Sin embargo, hay varios usuarios que se han despachado a gusto contra el técnico a través de las redes sociales por, simplemente, ejercer su derecho sin, ni siquiera, hacer público a quién ha dirigido su voto. 

La polémica