Infiniti se convierte en el patrocinador principal de la escudería Red Bull

stop

La marca de vehículos de lujo prolonga su vinculación por cuatro años y pondrá nombre a la escudería campeona del mundo de Fórmula 1

Un monoplaza Red Bull en Boxes, luce la marca Infiniti en su alerón trasero

27 de noviembre de 2012 (21:06 CET)

La escudería Red Bull estrena nombre. A partir de 2013, y por los próximos cuatro años, el equipo campeón del mundo de la Fórmula 1 pasará a llamarse Infiniti Red Bull Racing.

Infiniti, marca de lujo de la casa Nissan, es patrocinador oficial de Red Bull desde 2011. Uno de los cuatro sponsors destacados que hasta ahora vestían la carrocería de los monoplazas conducidos por Sebastian Vettel y Mark Webber. A partir del próximo curso, Infiniti se convierte en el patrocinador principal de Red Bull, lo que acarreará un desembolso mucho más importante.

Patrocinio y desarrollo tecnológico

En la temporada 2012, recientemente finalizada en el circuito brasileño de Interlagos, Infiniti pagaba una cantidad cercana a 10 millones de euros por aparecer en los vehículos Red Bull. Sin embargo, la principal marca era la propia Red Bull, cuya inversión en la escudería estaba cifrada en unos 95 millones de euros (de un presupuesto total de 245 millones). Números probablemente desorbitados para Infiniti, pero que no se descarta que puedan ser reales, aunque todavía no se conocen los datos del acuerdo.

El nuevo contrato también prevé la colaboración de Infiniti en el desarrollo tecnológico de los vehículos, que consistirá en una serie de proyectos de ingeniería dirigidos por el prestigioso Adrian Newey, oficial jefe técnico del equipo. Los coches de Red Bull llevan motores Renault, que a su vez es propietaria de las acciones de Nissan, así que podría decirse que todo queda en familia.

Más discretos que Coca-Cola

La colaboración cuenta con el absoluto beneplácito del propio Newey así como de Christian Horner, team manager de Red Bull, que han coincidido en elogiar la "destreza técnica" de Nissan Motor. El acuerdo se anunció de forma oficial el pasado domingo, pero quedó en un claro segundo plano después de que Sebastian Vettel se proclamase campeón del mundo de la Fórmula 1 por tercer año consecutivo.

Más ha sonado en los últimos días el patrocinio de Burn en Lotus, también de cara a la próxima temporada. La marca de bebidas energéticas del grupo Coca-Cola podría desembolsar una cifra aproximada de 78 millones de euros para convertirse en el principal sponsor de la escudería británica, que pretende ser uno de los equipos que pelee por el título la próxima temporada de la mano de su piloto franquicia, Kimi Raikkonen.

Al suscribirte confirmas nuestra política de privacidad