Iñaki Astiz: "El Madrid está un 'pelín' por debajo del Barça"

stop

El defensa central del Legia de Varsovia fue el primer futbolista español en fichar por un equipo de Polonia

Juan Carlos Pasamontes en Varsovia

Iñaki Astiz, defensa del Legia Varsovia, ante el Palacio de Cultura y la Ciencia de Varsovia (i), rematando a gol ante la marca de Sweyn Gancarczyck (Górnik Zabrze) y abrazando a Marek Saganowski
Iñaki Astiz, defensa del Legia Varsovia, ante el Palacio de Cultura y la Ciencia de Varsovia (i), rematando a gol ante la marca de Sweyn Gancarczyck (Górnik Zabrze) y abrazando a Marek Saganowski

20 de abril de 2015 (10:44 CET)

Es un campeón y muy buena gente. Iñaki Astiz [Pamplona, 1983] abandonó hace ocho años su Navarra natal y su club de toda la vida, el CA Osasuna, para aventurarse en el fútbol de Polonia. Más tarde llegaron otros, pero él abrió el camino. Se convirtió en el primer futbolista español en fichar por un equipo polaco. La aventura le ha salido de rechupete. Su casa de Varsovia está atestada de entorchados: dos Ligas, cuatro Copas de Polonia y una Supercopa. Todas logradas con el Legia, donde juega de central. Es un defensa con gol. Del estilo de Raphaël Varane, Sergio Ramos o Gerard Piqué. Para los aficionados del Legioniści es Dios. Aunque él sólo tiene ojos para su esposa Dominika, una guapa polaca con la que se casó el pasado diciembre. Su objetivo inmediato: lograr por tercer año consecutivo el título de Liga, y ganar la final de Copa al Lech Poznan. Del Real Madrid, su otra inclinación futbolística por influencia paterna, considera que ahora "está un pelín por debajo del Barça". Según Iñaki Astiz, si el equipo blanco quiere pasar a las semifinales de la Champions deberá marcarle, al menos, dos goles al Atleti. "El 0-0 es un resultado engañoso porque el Atlético de Madrid en cualquier momento te puede hacer uno de estrategia", asegura.

Terminas contrato el 30 de junio, ¿vas a renovar?

– Hemos hablado algo. Pero, de momento, estamos más centrados en la Liga [Ekstraklasa] que en esos temas.

Pero crees que vas a renovar, o no.

– No lo sé. Todo dependerá de cómo acabe el equipo.

¿Dependerá de si conseguís, o no, la Liga?

– Últimamente hemos perdido algún punto y dicen que no estamos jugando muy bien. Dependerá de si acabamos bien, o mal. Si no acabamos bien, lo mismo [los directivos] terminan por cambiar a unos cuantos jugadores. Tampoco sé qué decirte.

El Legia va líder...

– Sí, sí. Lo que pasa es que, además de ser líderes, quieren que juguemos mejor de lo que lo hemos hecho en los últimos partidos.

Cuatro puntos de ventaja sobre el Lech Poznan

Os separan dos puntos del Lech Poznan: 49, el Legia; 47, el Lech. [Tras la última jornada, cuatro: 52-48. El Legia ganó 2-0 al Zawisza, y el Lech, empató a uno a domicilio ante el Górnik Leczna]

– Nos quedan tres partidos [dos ahora: contra el Ruch y el Pogon] para acabar la Liga regular. Cuando termine, a todos los equipos nos quitarán la mitad de los puntos y jugaremos los ocho primeros entre nosotros, y los ocho de abajo, por el descenso. Hay un play off entre los ocho primeros por la Liga y para entrar en Europa, los ocho de abajo juegan por descender.

¿Qué ventajas tiene ser campeón en la primera fase?

– Si acabas primero, juegas cuatro partidos en casa, y tres, fuera. Tienes un partido más en casa que los demás y te enfrentas al segundo, cuarto, sexto y octavo, todos en casa. Los demás, fuera.

Esta temporada has jugado 15 [16] de 27 [28] partidos. ¿Son muchos? ¿Pocos? ¿Está bien? ¿Mal? Lo que sí parece es que eres titular, ¿no?

– Han habido varias situaciones a lo largo de la temporada. Inicialmente el entrenador [el sueco Henning Berg] se centró más en las competiciones europeas que en la Liga y rotó a bastantes jugadores. Al principio de la temporada jugué en Europa y no en la Liga. Cuando el número de partidos disminuyó, empecé a jugar también en la Liga. Me lesioné y sí, es verdad, me costó un poco entrar en el equipo. Ahora llevo dos jornadas que no juego [Contra el Zawisza volvió al equipo]. Pero suelo jugar. ¡Cosas del fútbol!

¿Sigues siendo en Varsovia un ídolo del Legia? Porque en algún momento fuiste la imagen corporativa del equipo, ¿no?

– Nunca me he considerado un ídolo. Sí es verdad que llevo siete años en el club y puedo conocerlo mejor que otros jugadores. Nuestra imagen aparece en paneles de publicidad por toda la ciudad, en el estadio, en la tienda del club. Pero soy uno más del equipo, nunca me he considerado un ídolo. Son los jugadores que meten más goles, los delanteros, a los que se les da más importancia, como en todos los lados.

Ocho goles de cabeza en jugadas de estrategia

Pero eres un defensa con gol. En los siete años que llevas en el Legia de Varsovia has marcado ocho goles y has dado cinco asistencias. Para ser un defensa está bastante bien.

– Tuve un entrenador que me dijo: "¿Cuántas veces subes a rematar faltas y córners? Si subes diez veces, por porcentaje tendrías que meter uno o dos goles por partido". He marcado ocho goles, pero he tenido muchas más situaciones de gol y otras, que he estado cerca de meterlos. Creo que habría podido marcar más de ocho goles. Esa cifra podría haber sido mejor, sí.

¿Tus goles son de cabeza?

– Casi todos, y uno con el pie. Todos a balón parado. De córners o faltas.

¿Cómo está el fútbol polaco?

– Comparado con el español, es más físico que técnico. En España se juega más a la pelota y hay menos contacto físico. Aquí es al revés. Es más físico, más de correr, que técnico y táctico.

Tú fuiste el primer futbolista español que fichó por un equipo polaco.

– Sí, el primer español que ha militado en la Liga polaca y el primero en lograr el primer gol.

¿Contra qué equipo?

– Contra el Zaglebie Sosnowiec [El Legia de Varsovia ganó 5-0, se jugó el 25 de agosto de 2007. El Zaglebie juega en Sosnowiec, ciudad industrial al sur de Polonia. Actualmente milita en la Segunda Liga, la tercera competición de fútbol más importante del país].

Arruabarrena se impuso a Lewandowski

Por el Legia han pasado otros españoles: Iñaki Descarga, Mikel Arruabarrena, Nacho Bono, Balbino… Algunos por las lesiones, y otros, como Arruabarrena, por una mala tarde en el debut, no llegaron a triunfar en Polonia, al revés que tú. ¿A qué se debe? Al carácter… ¿Qué tienes que no hayan tenido otros para triunfar en el Legia de Varsovia?

– Es difícil saberlo. A mí me ha ido bien aquí y a otros, no tan bien. Arruabarrena vino al Legia y no tuvo su mejor tarde como dices. Tampoco ayudó las críticas que recibió la directiva, a quien recriminaron haberle preferido a él que a [Robert] Lewandowski, actual delantero del Bayern Munich. Pero fíjate ahora. Está jugando en el Eibar y lo está haciendo muy bien y metiendo goles. Hay muchos jugadores que no se acoplan a la cultura o a la ciudad o al equipo, de ahí que no puedan dar el 100 %. Van a otro equipo y les sale todo bien. Es complicado decir porqué a unos jugadores les va mejor o peor en un equipo en un determinado momento. En mi caso, yo vine a Varsovia con ganas de aprender y dispuesto a dar todo lo que tenía. Sabía que no iba a ser fácil. Nadie me ha regalado nada. Desde el principio intenté entrenarme bien, conocer a mis compañeros. Poco a poco aprendí el idioma. Todo eso hizo que desde el principio me sintiera muy bien aquí. Además, las oportunidades que he tenido las he aprovechado desde el minuto uno. De ahí que me haya ganado el respeto de todo el mundo y de que las cosas me hayan ido, o me estén yendo, bien.

Estás casado con una polaca, ¿no?

– Sí, llevo con Dominika cinco años y el pasado diciembre nos casamos en Varsovia.

Eso también ha debido influir en tu aclimatación, en tu integración; ha tenido que ser un factor de equilibrio en tu actividad futbolística.

– Sí, sí. El primer año me apunté a clases de polaco con el segundo entrenador; entonces también era español, de Guipúzcoa: Kibu [José Antonio Vicuña, estuvo en el Legia de 2007 a 2009]. Con los compañeros y con Dominika mi polaco ha ido mejorando más rápidamente y ha hecho que me haya sentido más integrado en el equipo. Puedo hablar con ellos de cualquier tema y eso también ha sido importante para mí.

Me han dicho que eres una persona con mucha ambición en el fútbol y que un factor importante de tu éxito ha sido que nunca te ha preocupado el dinero. Que antepones el fútbol al dinero.

– Sí. Nunca ha primado el dinero en mí. Hasta que no llegué al segundo equipo del Osasuna, jamás pensé en ser profesional. Ya con 17, 18, 19 años, sí. Cuando estuve entrenándome con el primer equipo del Osasuna sí vi que podía llegar. Pero en Pamplona siempre compaginé los estudios con el fútbol. Porque mis padres me inculcaron que había que estudiar. De hecho, hasta que vine a Varsovia, con 23 años, estudiaba y jugaba. Y tampoco miré el dinero, la verdad. Quería jugar al fútbol y me salió la oportunidad. Hay veces que tienes que coger el tren en marcha por si pasa una vez en la vida. Consideré entonces que podía ser una buena experiencia, y me lancé. Y hasta ahora. Estoy contento de cómo ha ido todo.

"Al llegar a Polonia dejé los estudios"

¿Qué has estudiado?

– Hice un grado superior de Automatización y Robótica Industrial en Pamplona y luego me inscribí en la Universidad Pública de Navarra donde hice hasta el segundo curso de Ingeniería Eléctrica, son tres años. Al llegar a Polonia lo dejé.

Cuando te retires del fútbol lo terminarás, supongo.

– A ver cómo está la cosa porque me parece que han cambiado todas las asignaturas… No sé, cuando acabe veré en qué punto estoy.

Hace tres temporadas se dijo que el Athletic Club y el Real Valladolid estaban detrás de Iñaki Astiz. ¿Es cierto? ¿Barajaron la posibilidad de ficharte?

– Lo poco que sé, lo supe por la prensa. En estas cosas soy de los que dicen que hasta que no hay una oferta de papel con una propuesta en firme, no me creo nada, y tampoco lo digo. Eso lo lleva mi agente. Además, prefiero no hablar de ello porque muchas veces tampoco ayuda al jugador. La verdad es que nadie se dirigió a mí.

Retomando la primera pregunta, ¿tu idea es retirarte en el Legia de Varsovia, teniendo en cuenta que tienes ya 32 años?

– Aún no, en noviembre [El día 5]. Llevo siete años en el Legia y estoy contento de la trayectoria que he tenido. Mi intención, en principio, sí es continuar en el Legia. Pero, bueno, nunca se sabe lo que nos puede deparar el futuro. Los futbolistas tenemos que estar siempre preparados para ir a cualquier sitio. Mi primera opción es continuar aquí pero sin cerrar ninguna puerta. Si puedo probar otras experiencias también voy a estar alerta a eso.

Porque tu pensamiento, cuando te retires del fútbol, dónde está, ¿en Polonia? ¿En Pamplona?

– No, no, no. Por mi mujer no hay problema. Ella también está abierta a jugar en otro país si se da coyuntura. En este sentido, ninguno de los dos tenemos ningún problema.

Jugar en España, ¿cómo lo ves?

– ¡Hombre! A cualquier jugador español le gusta jugar en España. Pero soy realista: si no lo he conseguido antes no creo que vaya a suceder ahora que la cosa está complicada. No sé qué deparará el futuro, insisto. Aquí hay mucha gente que sueña con jugar un día en la Liga española. Pero en el Legia estamos peleando por ganar la Liga, la Copa, jugamos en Europa, y eso, la verdad, tira más que jugar en un equipo de Segunda División en España.

¿Qué títulos has conquistado con el Legia?

– Dos Ligas [2013 y 2014], cuatro Copas [2008, 2011, 2012 y 2013] y una Supercopa de Polonia [2008]. Y el próximo dos de mayo jugaremos la final de Copa contra el Lech Poznan, en el Estadio Nacional, que estará a reventar. Habrá un buen ambiente y será un partido disputado. Por supuesto, iremos a ganar, como siempre.

El 0-0 del Calderón "es un resultado engañoso"

Me ha dicho un pajarito que eres muy merengón, aunque a veces lo disimulas. ¿Cómo has visto las eliminatorias de Champions del Madrid y del Barça?

– El Madrid jugó mucho mejor que en los últimos derbis. Contra el Atlético llevaron la iniciativa y tuvieron buenas ocasiones para haber metido algún gol. Merecieron ganar. El Barça, por su parte, está en una línea muy buena, haciendo buen fútbol. Con el tridente ofensivo que tiene, en cualquier momento te puede hacer un gol. Está ayudando mucho al equipo y las ocasiones que tiene, las mete. Los de arriba son los que desequilibran en el Barcelona.

¿Messi, Suárez y Neymar (MSN) son mejores que Benzema, Bale y Cristiano (BBC)?

– ¿Mejores? No sé. Los números están ahí. Los dos tridentes están metiendo muchos goles. El Barça se ha caracterizado siempre por un juego más combinatorio, y el Real Madrid, últimamente, abusa de las contras. Igual son más individualistas que los del Barcelona. Pero cada uno tiene su estilo. Los dos están arriba, los dos están en cuartos de final de la Champions. Es difícil compararlos. Está clarísimo que los dos tridentes están formados por jugadores únicos, de los mejores del mundo. Por eso están en el Madrid y en el Barça. Hay mejores y peores momentos en el fútbol. Aunque creo que el Madrid, ahora, está un pelín por debajo del Barcelona.

¿Cómo ves la eliminatoria del Madrid frente al Atlético?

– Todos los partidos son difíciles. Pero el 0-0 de la ida es un resultado engañoso porque en el Atlético de Madrid defiende todo el equipo, y espera a la contra. En cualquier momento puede hacerte un gol de estrategia. El Madrid tendrá que meter, como poco, dos goles para pasar la eliminatoria. Y el Atlético, además, parece que le tiene tomada la medida. El Real Madrid debe tener mucho cuidado en el Bernabéu.