Iker Casillas chantajea al Real Madrid

stop

El portero internacional pide los 24 millones de euros que debe cobrar hasta 2017 para rescindir anticipadamente su contrato

Iker Casillas y Florentino Pérez, ex portero y presidente del Real Madrid

08 de abril de 2015 (11:45 CET)

Iker Casillas pone condiciones a su marcha del Real Madrid. El portero internacional exige 24 millones de euros a Florentino Pérez, presidente del club, para rescindir anticipadamente un contrato que finaliza en junio de 2017. La cantidad que pide el futbolista corresponde al salario íntegro de los dos años que quiere ahorrarse la entidad.

Casillas ha pasado de ser un símbolo a un problema en el Real Madrid. Al menos, para Florentino. El máximo dirigente busca una salida para el considerado mejor portero de la historia del club (debutó con el primer equipo en 1999). Iker, venerado en el pasado, tiene muchos detractores entre la afición madridista desde que se enfrentó, hace dos años, a José Mourinho. El presidente de ACS ya sondea el fichaje de David de Gea, actualmente en el Manchester United. En la recámara tiene a Leno, del Bayer Leverkusen. La contratación de un guardameta es, ahora, un asunto prioritario en las oficinas del Bernabéu.

Futuro en Estados Unidos

Carlo Ancelotti, técnico del Real Madrid, bendice el cambio, pero esta temporada ha apostado por Casillas como titular. Hace un año se decantó por Diego López en la Liga y el de Móstoles en la Champions en una decisión que dejó muy tocado a Casillas. Desde entonces, Casillas ha tenido una relación de amor y odio con el club. En varias ocasiones ha sondeado su salida del Bernabéu, pero el fichaje de Diego López por el Milan calmó temporalmente las tensiones. Keylor Navas, su sustituto, interpreta un protagonismo muy residual.

Casillas, que ha ganado tres Champions y cinco ligas, entre otros títulos, con el Real Madrid, quiere acabar su carrera deportiva en un equipo sin presión y su destino podría ser Estados Unidos. El portero, sin embargo, no tiene prisa por desvincularse de su actual club. Ésta es una opción que no descarta, pero que no facilitará a la junta directiva. De momento exige el cobro de las dos temporadas que le quedan de contrato. Florentino no está por la labor.