Guerra en el fútbol italiano por los oriundos

stop

Las convocatorias del brasileño Éder y del argentino Franco Vázquez levantan ampollas en algunos sectores del país

Éder (Sampordia) y Franco Vázquez (Palermo) son dos de las sensaciones de la Serie A

24 de marzo de 2015 (00:00 CET)

No hace tantos años, en España, el término 'oriundo' cogió mucha popularidad. Cuando en la Liga estaba prohibido fichar extranjeros, entre 1953 y 1973, los equipos recurrían a los antecedentes familiares de los futbolistas  para adquirir sus servicios. Con el levantamiento del veto, la palabra cayó en el olvido hasta esta semana, cuando ha vuelto a emerger con fuerza en Italia. Las convocatorias del argentino Franco Vázquez y del brasileño Éder para la Azzurra han sido el desencadenante.

El primero en alzar la voz fue Roberto Mancini, actual entrenador del Inter de Milán: "El equipo debe ser italiano. Creo que un jugador italiano merece jugar en el conjunto nacional mientras que los no nacidos en el país no se lo merecen". Antonio Conte, seleccionador, no tardó en contestarle y defendió que "los mejores jugadores tienen que jugar con la selección. No soy el primero ni seré el último que convocará a futbolistas nacidos en el extranjero".

Vázquez, centrocampista de madre italiana, y Éder, delantero con parientes lejanos en la bota, son dos de las sensaciones de la Serie A. Ambos habían expresado su deseo de militar con la selección, aunque llegaran a la península en 2011 y 2004 respectivamente. Hasta qué punto lo hicieron por tener cerradas las puertas en su país es el interrogante que siembran los críticos con la medida.

Sacchi: "Hay demasiados negros en los filiales"

El mítico entrenador Arrigo Sacchi también se mostró favorable de restringir el número de extranjeros en la Azzurra. Fue hace unos días, cuando el preparador milanista destripó el sistema de formación. "Italia ya no tiene dignidad, no tiene orgullo, tenemos demasiados jugadores extranjeros jugando en las categorías inferiores. En nuestros equipos de formación hay demasiados negros", criticó.

La polémica llega además en un mal momento para el calcio, con la Serie A en decadencia (se salva la Juventus) y la selección cayó en la fase de grupos del Mundial de Brasil.  El pasado jueves, el partido de Europa League que enfrentó a la Roma y la Fiorentina resumió la situación actual. De los 22 futbolistas titulares, sólo dos eran italianos. La barrera entre el racismo y la protección al futbolista patrio es muy fina y está sujeta a interpretaciones. 

Al suscribirte confirmas nuestra política de privacidad