Guardiola tiene inoperativa la sociedad que gestiona sus derechos de imagen

stop

La empresa del técnico del Bayern, Schedule SL, registró una caída de los ingresos del 90% en 2013

Pep Guardiola, entrenador del Bayern, en el Camp Nou | EFE

06 de mayo de 2015 (22:30 CET)

Josep Guardiola no deja pasar por alto ni el más mínimo detalle. El entrenador del Bayern de Múnich, meticuloso y perfeccionista hasta la médula, ha dejado de facturar la venta de sus derechos de imagen a través de la sociedad Schedule SL, fundada en 1993. El hijo de Santpedor (Barcelona), afincado en Alemania desde mediados de 2013, tiene inoperativa su empresa para evitar posibles problemas con Hacienda en virtud de la polémica regla 85/15.

Fuentes próximas a Guardiola confirman a Diario Gol que "hace un tiempo que Pep dejó de facturar los ingresos publicitarios a través de su empresa privada para evitar posibles problemas. No ha disuelto la sociedad, sólo la tiene inoperativa. Tal y como está el asunto, ahora nadie se libra de inspecciones fiscales aunque lo tenga todo en regla y acorde a la legislación que imperaba hasta ahora".

Este es el motivo por el que Pep decidió evitar el riesgo de facturar a través de su sociedad los ingresos comerciales –para tributar a través del Impuesto de Sociedades– y empezó a tributarlos a través del IRPF, como rendimientos del trabajo. Los problemas interpretativos de la norma para el Gobierno español han propiciado que las estrellas del mundo del deporte –Messi, Xavi, Iniesta o Piqué– vayan con pies de plomo. Aunque residan en Alemania, como es el caso del técnico.

De facturar 2,8 millones pasó a unos 300.000 euros

El balance de ventas de Schedule –cuyo capital social es de 30.050 euros– de los últimos años es la prueba evidente del cambio de criterio por parte de Guardiola. El descenso de las ventas de la sociedad en 2013, último ejercicio registrado en estos momentos, fue del 90%: unos 2,5 millones de euros. Si en 2011 y 2012, la compañía había tenido ingresos comerciales próximos a los 2,8 millones de euros en cada ejercicio, en 2013 la facturación cayó a unos 300.000 euros.

Este descenso de las ventas coincide en el tiempo con el año sabático que se tomó Guardiola, al marchar con su familia a Nueva York. El técnico extinguió su contrato con Nike –poco después firmó con Adidas, patrocinador del Bayern– y con el Banco de Sabadell, que le inyectó importantes sumas de dinero por las dos campañas rodadas en 2010 y 2011.

Actualmente, y desde 2012, Guardiola es el administrador único de Schedule. Anteriormente, tenían cargos en la compañía dos personas de la estricta confianza del técnico: su padre, Valentí Guardiola, y el mítico ex jugador del Barça Josep María Fusté. Su representante, Josep María Orobitg, también ha tenido un papel importante en el engranaje de la citada sociedad.

La empresa tiene su domicilio social en Sabadell y, además de gestionar los derechos de imagen de Guardiola, prevé una actividad inmobiliaria entre su diverso objeto social: "Comprar, vender, ceder derechos de imagen y exclusivas publicitarias, actividad inmobiliaria, promoción, organización y realización de espectáculos deportivos, representaciones, mandatos, comisiones deportivas, etc.".

Al suscribirte confirmas nuestra política de privacidad