Guardiola pierde apoyos en el Bayern

stop

Rummenigge se ha distanciado de los métodos del técnico de Santpedor desde que aplazó la renovación de su contrato y este jueves dimitió el jefe de los servicios médicos

L. R.

Matthias Sammer, Pep Guardiola, Karl-Heinz Rummenigge y Uli Hoeness, el día de la presentación del catalán como entrenador del Bayern
Matthias Sammer, Pep Guardiola, Karl-Heinz Rummenigge y Uli Hoeness, el día de la presentación del catalán como entrenador del Bayern

16 de abril de 2015 (22:34 CET)

La Champions es la gran asignatura pendiente de Pep Guardiola como entrenador del Bayern desde el fiasco de la pasada temporada contra el Real Madrid (0-4). El 29 de abril de 2014, el técnico de Santpedor calificó de "gran cagada" su planteamiento ante el equipo de Carlo Ancelotti y fue duramente criticado por los medios de comunicación alemanes. Un año después, el campeón de la Bundesliga se encuentra en una situación muy delicada tras perder 3-1 en Oporto y en Múnich ya se cuestiona el modelo futbolístico de Guardiola. Su método pierde apoyos.

Frank Beckenbauer, presidente de Honor del Bayern, nunca he tenido muy buena sintonía con Guardiola. El gran símbolo del club bávaro siempre se ha posicionado en contra de un fútbol muy elaborado que contrasta con la mentalidad alemana. "La posesión no sirve para nada si el rival tiene ocasiones de gol. Al final, nadie nos querrá ver porque el juego del Bayern es aburrido", denunció Beckenbauer, hace un año.

Sammer y Hoeness

Matthias Sammer, en cambio, siempre ha sido el gran aliado de Guardiola en el Allianz Arena. El director deportivo validó la propuesta "contracultural" de Pep y avaló los fichajes de Thiago y Xabi Alonso, criticados en algunos sectores del club.

Guardiola, que cobra unos 12 millones de euros por temporada, también tuvo, y tiene, una buena relación con Uli Hoeness, el anterior presidente del Bayern. El ex delantero internacional renunció al cargo en marzo de 2014 tras declararse culpable por evasión fiscal e ingresar en la cárcel. Hoeness siempre defendió al técnico catalán, a quien encomendó que fusionara la disciplina y la fortaleza física del fútbol alemán con la creatividad del mejor Barça de la historia. Karl Hopfner es el actual presidente del club.

Dimisión del jefe de los servicios médicos

La posición de Guardiola en el Bayern también se ha debilitado por las dudas de Karl-Heinz Rummenigge. El director general considera que el guión de Pep tiene que evolucionar en Europa y sus recelos hacia el técnico comenzaron con las evasivas de éste al intento del club de prorrogar su contrato.

Las tensiones en el Bayern han subido de tono en las últimas horas. El jefe de los servicios médicos del club, Hans-Wilhelm Müller-Wohlfahrt, dimitió este jueves tras ser criticado por las ausencias de Ribéry, Robben, Schweinsteiger, Javi Martínez y Benatia, lesionados, en Oporto. Müller-Wohlfarth, de 72 años, era el médico de referencia del club desde 1977 y tuvo varios desencuentros con Guardiola en los últimos meses. Su salida del club puede pasarle factura al entrenador.

Guardiola tiene contrato con el Bayern hasta el 30 de junio de 2016 y su entorno más próximo asegura que en más de una ocasión se ha arrepentido de comprometerse por tres temporadas con el club alemán. En el Barça siempre quiso trabajar con contratos de corta duración y sólo firmó por dos años cuando ascendió al primer equipo.

Las elecciones del Barça

Un desenlace adverso del Bayern en la Champions podría finiquitar antes de tiempo el ciclo de Guardiola en Múnich. En Manchester, Txiki Begiristain espera noticias. El director deportivo del City ha vuelto a flirtear con el técnico catalán para que fiche por el club inglés, que ya prepara el despido de Manuel Pellegrini. En Barcelona, mientras, algunos precandidatos a la presidencia del Barça quieren saber si Pep se posicionará o no en las próximas elecciones. Si apoyará a Joan Laporta o se mantendrá al margen, opción que personas de su confianza consideran más factible.

 

Al suscribirte confirmas nuestra política de privacidad