Guardiola, arma secreta y casi imposible de Laporta para las elecciones del Barça

stop

El expresidente y posible candidato presiona para convencer al técnico de Santpedor, que tiene contrato con el Bayern hasta 2016

Pep Guardiola y Joan Laporta, en la primera temporada del técnico como entrenador del FC Barcelona

03 de febrero de 2015 (23:40 CET)

Joan Laporta, expresidente del FC Barcelona y posible candidato en las próximas elecciones, quiere a Pep Guardiola a cualquier precio. El actual entrenador del Bayern de Múnich es el arma secreta y casi imposible del abogado barcelonés, favorito en las encuestas que manejan el club y la oposición.

Bartomeu, presidente no electo del Barça, adelantó un año las elecciones para "calmar tensiones". La decisión del máximo dirigente tuvo un efecto balsámico y coincidió con la metamorfosis del equipo de Luis Enrique, que ha encadenado ocho victorias. La popularidad de Bartomeu mejoró hasta la imputación del juez Pablo Ruz por el 'caso Neymar', cuyas consecuencias son imprevisibles.

Director deportivo

El adelanto, en cambio, perjudicó a Laporta, que sigue sin desvelar oficialmente sus planes. El expresidente tiene garantizado el apoyo de Johan Cruyff, pero su apuesta más ambiciosa era Guardiola, según fuentes próximas a Laporta. El gran problema es que Pep tiene contrato con el Bayern hasta 2016 y las elecciones se celebrarán al acabar esta temporada. Probablemente, en julio de 2015.

Laporta, que busca financiación para su próximo proyecto deportivo, quiere que Guardiola sea el futuro director deportivo del Barça, consciente de que éste no es partidario de repetir su aventura como técnico. Pep, sin embargo, tiene muchas dudas sobre su posible regreso al club azulgrana y, hasta ahora, nunca ha roto un compromiso.

Discrepancias con Rummenigge

Guardiola, paralelamente, sigue sin negociar con el Bayern una posible ampliación de su contrato. La semana pasada incluso habló del club bávaro en pasado y Karl-Heinz Rummenigge, presidente del Bayern, lamentó sus declaraciones. En Alemania aseguran que las actuales discrepancias entre el técnico y el máximo dirigente se deben a que Guardiola quiere más poder en la parcela deportiva.

Guardiola, no obstante, sí podría apoyar públicamente a Laporta. El abogado también espera un gesto favorable de Xavi Hernández, actual capitán del Barça, y de Carles Puyol, que se desvinculó del club tras la destitución de Andoni Zubizarreta como director deportivo. Puyol, asesorado por su representante [Ramon Sostres], no quería vincularse con la actual junta directiva. Otro exjugador del Barça, Òscar Garcia, también declinó la oferta de Bartomeu para sustituir a Zubizarreta hasta la finalización del actual mandato.

Al suscribirte confirmas nuestra política de privacidad