Gascoigne se somete a una cura de desintoxicación en Phoenix

stop

El exbarcelonista Lineker ayuda a pagar un tratamiento de 35.000 euros al conocer que la vida del exinternacional inglés "corre peligro"

Paul Gascoigne, en el Estadio Olímpico de Roma / Archivo

05 de febrero de 2013 (20:42 CET)

Paul Gascoigne, exfutbolista inglés célebre por su calidad técnica y, sobre todo, por su disoluta vida personal, se encuentra en una situación límite, muy delicada, por su adicción al alcohol. "La vida de Paul corre peligro; necesita ayuda inmediata", manifestó Terry Baker, agente de Gascoigne, auxiliado por varios exjugadores antes de someterse a una cura de desintoxiación en Estados Unidos.

Gary Lineker, exdelantero del Barça, es uno de los deportistas que pagará los 35.000 euros que costará el tratamiento de Gascoigne en una clínica de Phoenix. El lunes, Lineker se reunió con su el exjugador del Newcastle, del Tottenham, de la Lazio y del Everton, entre otros equipos, y le convenció para que viajara a Estados Unidos. "Sólo puedo esperar que encuentre su paz interior de cualquier manera, pero temo por esas pocas esperanzas", escribió Lineker en Twitter.

Uno de los amigos de Gascoigne, el famoso locutor de radio Chris Evans, comentó: "Un adicto grave sólo puede ser ayudado si realmente lo quiere. El lunes, a las 10.00 horas, Paul llamó pidiendo ayuda y, sólo entonces, un grupo reducido de amigos comenzamos a ponernos en marcha para que consiguiera librarse de sus demonios".

El ídolo de Lampard

La noticia sobre el delicado salud de Gascoigne causó un gran impacto en el fútbol inglés. Uno de los futbolistas que expresó públicamente su admiración fue Frank Lampard, centrocampista del Chelsea y de la selección inglesa: "He tenido la suerte de participar en la Eurocopa del 96 cuando era joven y me acogió perfectamente. Estaba totalmente asombrado por su carácter, por lo mucho que bromeaba y por su calidad técnica. Digan lo que digan acerca de él, siempre será mi héroe".

Clarke Carlisle y Gordon Tylor, presidente y máximo ejecutivo de la Asociación de Futbolistas Profesionales (PFA), recordaron el caso de George Best, uno de los futbolistas más geniales del Reino Unido que falleció en 2005, cuando tenía 59 años, víctima de una crisis hepática. "He hablado con Paul y me ha dicho que es un problema pasajero, pero ha vuelto a recaer. Simplemente no quiero otra tragedia como la de George Best", dijo Tylor. "Vamos a seguir dándole nuestro apoyo", añadió Carlisle.

Al suscribirte confirmas nuestra política de privacidad