Fútbol y política no mezclan bien