Francia castiga la fragilidad de España

stop

Un gol de Giroud en el tiempo de prolongación neutraliza el tanto inicial de Sergio Ramos (1-1) el día que la 'Roja' se muestra más vulnerable

Sergio Ramos se lamenta en el España-Francia | EFE

16 de octubre de 2012 (23:33 CET)

Exquisita con el balón, pero demasiado frágil en defensa por las ausencias de Puyol y Piqué, España se resquebrajó en el último minuto ante Francia (1-1) y se complicó la clasificación para el Mundial de Brasil. Un gol de Giroud (m. 94) neutralizó el tanto de Sergio Ramos (m. 25) en un partido discontinuo en el que los galos reclamaron como válido un gol mal anulado a Menez y Cesc Fàbregas erró un penalti en el Calderón.

Del Bosque repitió el mismo equipo que el sábado goleó a la endeble Bielorrusia con el único cambio de Iniesta por Cazorla, pero la cita del Calderón era de alto riesgo para la actual campeona de Europa y del mundo. Sergio Busquets fue reciclado otra vez como central y sufrió horrores cuando Ribery conectó con Benzema. Xabi Alonso, único mediocentro, también tuvo bastantes problemas para contener a Cabaye, pero España supo minimizar sus desajustes mientras tuvo el balón, sobre todo en la primera parte.

Lesiones musculares de Silva y Arbeloa

España se vio obligada a modificar el guión del partido en dos ocasiones por las lesiones musculares de Silva y Arbeloa (en los últimos días se habían lesionado los otros laterales del Madrid: Coentrao y Marcelo). Cada percance tuvo un impacto negativo en el equipo de Del Bosque, al que le faltó pausa para contrarrestar la superioridad física de una Francia temible en el juego directo. Cuando la Roja tocaba y tocaba el balón, el grupo de Deschamps palidecía, pero su fiabilidad se desmoronaba con cada pérdida.

El gol de Sergio Ramos no tuvo un efecto devastador para Francia, mucho más competitiva que en los últimos años. Menez pudo empatar y Fàbregas no supo sellar la victoria para España en un trepidante final del primer acto. En el segundo, la Roja tuvo pocos momentos de lucidez, retrocedió muchos metros y no contuvo las embestidas finales de su rival, premiadas con el gol final de Giroud (sutituyó a Benzema, lesionado, en el minuto 88) que silenció un Calderón que no tuvo un feliz reencuentro con Fernando Torres y que en los prolegómenos del partido silbó el himno francés.

Al suscribirte confirmas nuestra política de privacidad