Fran Vázquez prolonga la crisis azulgrana en la Liga Endesa

stop

Un tapón del ex del Barça en el último segundo da la victoria a Unicaja sobre el equipo de Xavi Pascual (71-69)

Williams anota ante Sada el triple decisivo de Unicaja

23 de diciembre de 2012 (15:08 CET)

No hay peor cuña que la de una misma madera. El exazulgrana Fran Vázquez ejerció como verdugo en Málaga de un Barça Regal que continúa dando tumbos por la Liga Endesa. El vigente campeón encadenó su tercera derrota consecutiva en el torneo y elevó a siete el número de partidos perdidos en apenas 14 jornadas. Un 50% de balance que, además de reducir las opciones de clasificación para la próxima edición de la Copa –a la espera de recibir al invicto Real Madrid el domingo 30- aumenta la incertidumbre en torno al proyecto de renovación iniciado este pasado verano por uno de los mayores presupuestos de la ACB.

En una decisión incomprendida para muchos, la secretaría técnica azulgrana decidió prescindir de todo un internacional como Vázquez, quien además de asegurar puntos y rebotes es todo un valuarte en defensa. El ala-pívot lucense no solo fue una de las principales referencias ofensivas para un anárquico Unicaja, sino que recurrió a su potencial en la pintura para taponar sobre la bocina un lanzamiento in extremis de Pete Mickeal, con el que el Barça buscaba la prórroga tras un final desesperante. La pérdida de balón de un desconocido Lorbek y los dos tiros libres fallados por Wallace hicieron bueno el triple convertido a tres segundos para el final por Marcus Williams, y que dejaba a Unicaja con una ventaja de dos puntos tras el triple firmado seis segundos antes por Jasikevicius.

De esta forma, los malagueños se sitúan por delante de los de Xavi Pascual en una clasificación que se aprieta más, circunstancia en la que este nuevo Barça no acaba de sentirse a gusto. Navarro, que reapareció apenas una semana después de su última lesión, y Lorbek se mostraron calamitosos en el lanzamiento exterior (2/16 en triples), mientras Tomic –convertido por accidente en la mejor arma en ataque- resultó expulsado con una técnica absurda que supuso su quinta personal y empañó un partido en el que batió su récord de anotación (25 puntos) en la Liga Endesa.

Sin Jawai, débiles en defensa

Comenzaron fuertes los de Pascual, que tras endosar un 0-6 inicial a los malagueños, dominaron el primer cuarto hasta los últimos compases, cuando su rival firmó su primera ventaja del choque (18-17, 10'). Sin embargo, y gracias a la versatilidad de un Tomic que se imponía en el duelo particular con su compatriota y amigo Zoric, los azulgrana recuperaron el control del partido durante el segundo cuarto, a pesar del desacierto en el tiro y de las carencias a la hora de proteger el aro propio –Unicaja duplicaba en el número de rebotes ofensivos al Barça al descanso.

En la reanudación, los catalanes no supieron aprovechar el desconcierto ofensivo de los de Repesa, que con individualista Williams al timón desaprovechaban ataque tras ataque la ocasión de cargar su juego en la pintura, donde Vázquez (11 puntos, 13 de valoración y 5/9 en tiros) amortizaba sus apariciones como siempre suele hacer el de Chantada. Su aportación con el colofón especial de su decisivo tapón contrasta cruelmente con la falta de confianza en valores como Todorovic o el abucheado Abrines, cuyo bagaje en su regreso a casa se limitó a un triple que no tocó ni el aro. Son los caprichos del destino. Que Pascual y Creus saquen sus propias conclusiones.

Al suscribirte confirmas nuestra política de privacidad