Florentino interviene el Madrid de Ancelotti

stop

El técnico desvela que han "estudiado" lo ocurrido y prepara variaciones para reconducir el rumbo

Sesión de entrenamiento del Real Madrid | EFE

14 de marzo de 2015 (14:49 CET)

Florentino Pérez ha tomado cartas en el asunto para reconducir la situación deportiva del equipo. El máximo responsable del Real Madrid CF tiene varios frentes abiertos y necesita algo de paz para evitar una situación como la que le llevó a la dimisión en 2006. El también presidente de la constructora ACS se ha reunido con el técnico, Carlo Ancelotti, para estudiar los motivos de la crisis –Floro se niega a utilizar esta palabra— y buscar soluciones. El Madrid está muy tocado, según ha explicado el entrenador.

Ancelotti ha hablado por vez primera ante los medios de comunicación después de que Florentino le diera garantías de continuidad en el puesto, al menos hasta final de temporada. "Hemos estudiado lo que ha pasado y a lo mejor cambiamos cosas, detalles, pero sin variar nuestra identidad", ha manifestado el técnico de Reggiolo. Estos "detalles" son, ni más ni menos, que modificaciones en la alineación, empezando por la portería.

Casillas, al banquillo

Carletto es perro viejo y ha deslizado que Iker Casillas será suplente este domingo en el Bernabéu en favor de Keylor Navas, aunque El Santo recuperará la titularidad en el Camp Nou. Lejos de su afición. Distanciado de los pitos y las críticas que recibe el capitán en los últimos tiempos. Un buen resultado en el clásico devolvería la ilusión y el buen ambiente a la hinchada madridista. Los regresos de Sergio Ramos y Luka Modric, recuperados de sendas lesiones, también darán aire nuevo al equipo.

"El pasado nos ha afectado", ha proseguido el entrenador, "pero tenemos ganas de salir de esto y solucionar los problemas que hemos tenido". Ancelotti ha afirmado que "todo el Real Madrid está tocado", pero se ha mostrado seguro de "cambiar muy rápido esta situación". Los pitos del público son, de hecho, la mejor manera para "intentar mejorar". "Si entrenas al club más grande, tienes las críticas más grandes", ha reflexionado siempre con la ceja elevada. Está "a gusto" en Chamartín y recuerda que tiene contrato hasta 2016.