Fernando Alonso y la costosa factura de sus malas elecciones