Fernando Alonso explota y carga contra el motor "vergonzoso" de McLaren

stop

El piloto asturiano aseguró tras acabar 11º, en otra victoria de Hamilton, que "es como pilotar sobre hielo"

Fernando Alonso, acompañado del jefe de equipo de Honda Eric Boullier, con cara de pocos amigos

27 de septiembre de 2015 (11:58 CET)

"Es como pilotar sobre hielo. Me pasan en las rectas como si fuera un GP2, es vergonzoso. GP2, GP2, llevamos un motor de GP2, ahhhhggg", se descargó Fernando Alonso desde su monoplaza, durante el Gran Premio de Suzuka (Japón), dónde logró cruzar la línea de meta en 11ª posición. Ni tan mal, teniendo en cuenta los resultados cosechados en lo que va de año. Sin embargo, el piloto exteriorizó su frustración al ver que, cuando iba en novena posición, no pudo evitar que le adelantasen Carlos Sainz y Max Verstappen (Toro Rosso).

"Vaya pilotos con los que estamos compitiendo, es increíble chicos", se quejaba Alonso durante el trazado japonés donde levantó su primer Mundial. Completamente resignado, Alonso sufrió otro varapalo, fuera de la zona de puntos, el día que Lewis Hamilton igualó el récord de victorias de Ayton Senna (41 triunfos) y dio un nuevo paso, en firme, hacia la conquista del Mundial de la Fórmula 1 por segundo año consecutivo. El piloto británico suma ya 277 puntos, muy por encima de Nico Rosberg (229) y Sebastian Vettel (218).

Tras la carrera, Alonso rebajó la intensidad de sus frustraciones: "Es lo que decíamos antes de la carrera, buena salida y buena posición al principio, pero después volvemos a la zona natural nuestra, que es más atrás. Y te adelanta todo el mundo y es frustrante y ves como van en las curvas, de lado a lado, pasados de frenada y en recta te pasan así… pero es lo que toca este año y tenemos mejorar y cambiar las cosas lo antes posible".

"Cuando te adelanta Ericsson es duro"

"Lo peor es cuando estamos en un grupo porque en las curvas vamos un poco más rápido pero no podemos, no podemos… es muy fácil para ellos y después en las curvas salen patinando y cosas así, pero en mitad de recta están rueda con rueda, a la par tuya, es lo que toca ahora y cuando hacemos una buena salida nos tocan estas batallas frustrantes", argumentaba Alonso, dolido por no poder hacer nada más.

Analizó su relación con el equipo y no pudo evitar acordarse de Marcus Ericsson (Sauber): "Sigo siendo elegante con el equipo, ha sido una carera importante para nosotros, y tienen todo mi apoyo porque como dije ayer no estamos descansando, ellos después llegan y te piden perdón, hacemos todo lo que podemos, ten paciencia, eso te dicen. Y por mi parte el apoyo sigue siendo el mismo, pero cuando te adelanta Ericsson es duro".

"Si tengo que firmar el 11 vamos mal"

"Bueno, después de ganar dos veces el GP de Japón si tengo que firmar el once vamos mal, pero es lo que hay y después de un doble abandono acabar con los dos coches y recoger información es útil, pero no dejar de ser durillo y no hay por qué esconderlo", dijo, rememorando sus gestas del pasado. Qué lejos quedan.

El piloto español puso una cara extraña cuando le preguntaron si había disfrutado en la carrera:"Poco, disfrutar poco, la verdad es que en la crono con un coche ligero vas muy rápido en las curvas y en circuitos como este te da tiempo a disfrutar, pero después con la gasolina, el coche pesado … no disfrutas tanto, pero como digo experiencia positiva, resuelto el problema que tuvimos en Singapur y vamos aprendiendo lecciones".

Dennis, molesto

Las quejas de Alonso no sentaron bien en su equipo yRon Dennisfue el primero en reprobar las palabras del español. "No han sido unos comentarios afortunadoslos de Alonso, no estoy satisfecho", dijo el presidente ejecutivo de McLaren. Button sí apoyó a su compañero."Somos samuráis, pero sin armadura ni espada", dijo el piloto británico con gran sarcasmo.

Al suscribirte confirmas nuestra política de privacidad