Fallece Ramón Sota, el mentor de Severiano Ballesteros

stop

El tío del exgolfista, campeón de España, le inculcó la pasión por el hoyo

El golfista, durante una entrevista / EFE

05 de septiembre de 2012 (11:14 CET)

El deporte español jamás olvidará a Severiano Ballesteros, uno de los primeros grandes deportistas de este país. Nos dejó hace poco más de un año con un legado irrepetible, pero le debe la afición a este deporte a la familia. Su padre era jardinero del campo de golf de Pedreña (Cantabria) y su tío Ramón Sota se proclamó campeón de España. Ahora, el mundo del hoyo lamenta la pérdida de su mentor, Ramón, a los 74 años de edad.

Ramón comenzó a forjar la pasión del golf con apenas nueve años, la misma edad a la que se inició 'Seve' como caddie (asistente de un golfista que se dedica a llevarle los palos y asesorarle). Hijo de Marcelino y Asunción, se crió pescando quisquillas y corriendo entre vacas y campos de alfalfa y habichuelas para alimentarlas y alimentarse. A escasos metros de la casa en la que nació en 1938, se hallaba el campo de golf de Pedreña, destinado a atraer a turistas y burgueses. Así empezó su vínculo con este deporte y, posteriormente, la de su sobrino.

El tío de Ballesteros se inició como caddie cobrando tres pesetas por recorrido. Además, salvo excepciones, jugaba a escondidas al atardecer, cuando no quedaba nadie en el campo. Por otra parte, el tío de Ramón aprovechó el negocio para trasladar en barco a algunos de los jugadores, y el pequeño Sota ganó unas pesetas extra con las propinas que le daban por llevarles las maletas a la habitación.

Hasta que en 1965 llegó su oportunidad y venció ante los profesionales el Campeonato de España. Jugó con unos palos que le había mandado uno de sus siete hermanos desde Inglaterra, algo de dinero que le dio su madre y una licencia de caddie. Entonces, empezó a viajar con otros jugadores de la época y se hizo un hueco en el mundo del golf. Su palmarés terminó con 21 trofeos. A los 74 años, Ramón se marcha al lado de Severiano Ballesteros, su mejor discípulo.

Al suscribirte confirmas nuestra política de privacidad